Luto por Daniel Melero y Rosa María Almirón, un comandante experimentado y una alférez que ansiaba volar

El Ministerio de Defensa ha abierto una investigación para determinar las causas del desgraciado accidente

por Tu otro diario /


Daniel Melero, el comandante de 50 años que este miércoles falleció en el trágico accidente de una avioneta Tamiz en el Mar Menor, llevaba más de 5.000 horas de vuelo. Para Rosa María Almirón, una aférez de 20 años que también murió en el suceso, era tan solo su segunda experiencia pilotando. Ninguno de los dos pudo hacer nada para evitar que la aeronave se precipitase contra el agua a apenas 300 metros de la línea de costa en San Javier (Murcia). Familiares, amigos y compañeros en la Academia General del Aire (AGA), donde Rosa María cursaba tercero, están consternados. Mientras, la Comisión para la Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (Citaam), un organismo dependiente del Ministerio de Defensa, ha inciado una investigación con una hipótesis principal: que el motor falló en pleno vuelo. 

Comandante Alférez

El comandante Daniel Melero y la alférez alumna Rosa María Almirón (Ejército del Aire).

Daniel Melero Ordóñez era un militar con una larga trayectoria y oriundo de Cádiz, aunque había desarrollado la mayor parte de su carrera militar en Murcia. Casado y con dos hijos ya adolescentes, ingresó en el Ejército del Aire en el año 1991 y era comandante desde 2012. Según el 'Diario de Cádiz', contaba con la cruz de la Orden de San Hermenegildo. En la academia de San Javier su pérdida ha provocado un gran impacto porque "era muy querido". "Los alumnos le tenían cariño y confianza porque era muy cercano", cuentan al diario 'La Verdad' de Murcia. 

RELACIONADO: Trágico accidente en Murcia: un instructor y su alumna fallecen al estrellarse una avioneta del Ejército

La de Rosa María Almirón es la historia de un sueño truncado. La noticia de su muerte ha causado una gran consternación en Lucena, Córdoba, donde es conocida por ser hija del propietario de un céntrico estanco y una alumna brillante en el IES Juan de Aréjula de la localidad. Según el 'Diario de Córdoba', la joven se encontraba entusiasmada porque, tras tres años en el Ejército, por fin iba a aprender a volar, una idea que la apasionaba. Quienes la conocían destacan su inteligencia y su carácter afable y lamentan su pérdida en un momento en el que además de su vocación, había encontrado el amor en las Fuerzas Armadas, donde salía con un joven. 

Accidente

Una embarcación militar durante las labores de rescate de los dos militares fallecidos (EFE/Marcial Guillén).

El avión de instrucción en el que se estrellaron, un Enaer T-35C Pillán o Tamiz, había sido revisado ese mismo martes por la mañana y había efectuado un vuelo anterior al accidentado. Según declaró la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, el problema surgió en "la tercera maniobra" de despegue. "Ha hecho parada de motor y se ha impactado", ha dicho Robles, quien al referirse también a la muerte a fines de agosto del comandante Francisco Marín por causas aún no aclaradas ha subrayado que ambos sucesos han causado "mucho dolor y sufrimiento" en las Fuerzas Armadas, que "siempre tienen la moral muy alta. Entra dentro de su profesión, pero en cualquier caso es muchísimo dolor. Es tremendo". Las autoridades militares aún podrían tardar varias semanas en precisar la causa del accidente. 

RELACIONADO: Hace apenas unas semanas otro accidente similar en la Academia de San Javier costó la vida a un comandante

El Ayuntamiento de San Javier ha cerrado al baño las playas y ha decretado un día de luto por estas dos muertes que siente como propias por su vinculación con la academia, según su alcalde, José Miguel Luengo. En las redes sociales han ofrecido su pésame y cariño el Congreso de los Diputados; el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que ha hablado de "tristeza ante esta nueva tragedia"; y el de Murcia, Fernando López Miras, que ha tuiteado: "Cuánto dolor. Una vez más".