El jurado escucha cómo fueron los primeros momentos tras la detención de Ana Julia por el crimen de Gabriel

Tenía tierra en las manos y en la sudadera tras haber desenterrado el cuerpo del pequeño y no había suficientes medicamentos como para quitarse la vida, como dijo ella

por Europa Press /


Los agentes de la Guardia Civil que han prestado declaración este jueves en la cuarta jornada del juicio contra Ana Julia Quezada por el asesinato del pequeño Gabriel Cruz han dado detalles sobre los primeros momentos tras la detención de la acusada y han desvelado cuáles fueron sus palabras exactas. "Lo primero que dijo cuando se la detuvo, cuando se le leyeron los derechos, fue 'muy bien', pero a continuación cuando se le fue a arrestar dijo: 'Ángel, te quiero mucho, quiero a Gabriel y mi perro está dentro' del maletero".

Ana Julia Quezada

Los agentes conducen a la acusada al Palacio de Justicia de Almería (Gtresonline).

Además, en ese momento, según el relato de los guardias civiles, ella tenía tierra en las manos y después se constató que no poseía medicamentos en su domicilio, lo que cuestiona la tesis de la autora confesa del crimen de que quería quitarse la vida. El testimonio policial añade que Ana Julia abrió el maletero por orden de los agentes, pero momentos antes había dicho que llevaba allí a su perro.

RELACIONADO: Ana Julia reveló durante su declaración cuáles fueron sus intenciones para trasladar al niño

Previamente, los agentes le habían hecho fotos en la finca de Rodalquilar, donde había enterrado a Gabriel el 27 de febrero. Se la captó a 400 metros de distancia mientras sacaba el cadáver de un agujero que cavó al lado de la alberca, lo envolvía en una manta y lo introducía con dificultad en el maletero. "El cuerpo se le escurre y es cuando lo vemos bien", han señalado. Desde ahí inició un itinerario "ilógico" hacia Vícar hasta que fue interceptada antes de que entrara en el garaje de la vivienda de Quezada.

RELACIONADO: La acusada cambió parte de su versión de los hechos

Los agentes han reiterado la ausencia de medicamentos en la vivienda de Vícar y han dado cuenta a preguntas de la Fiscalía de que en el coche apenas se encontraron cuatro blísters de diferentes tipos de tranquilizantes y una receta médica, lo que ha debilitado la tesis de Quezada de que tenía intención de quitarse la vida mediante la ingesta de pastillas al llegar a su domicilio, donde no se encontraron medicamentos de ninguna clase.

Loading the player...


Del mismo modo, han ratificado la transcripción de las grabaciones captadas en el interior del vehículo de la acusada, en la que poco después de las 11:00 horas se decía a sí misma: "Tengo que llevármelo de aquí" y "se autoconsolaba" diciéndose "tranquila, Ana, no vas a ir a la cárcel".

Guardia Civil Ana Julia

Dos de los agentes interrogados hoy, respondiendo a las preguntas (Europa Press).

El comandante Montero, integrante de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, ha trasladado al jurado popular, por su parte, los pormenores de la investigación desde el comienzo y ha insistido en que inmediatamente descartaron que el niño se hubiera perdido y se centraron en que alguien lo retenía contra su voluntad, por eso destinaron tantos recursos al dispositivo de búsqueda. Hasta el 2 o el 3 de marzo no empiezan a enfocar a Ana Julia Quezada como sospechosa.

RELACIONADO: Revelan palabras inéditas de Ana Julia Quezada cuando trasladaba el cuerpo sin vida de Gabriel

"La investigación fue ya por otro derroteros y nos parecía bastante raro que fuera ella la que animaba a la familia a solicitar más dinero", ha apuntado al tiempo que ha precisado que los datos recibidos desde Burgos, anterior residencia de la procesada, "parecía verificar que estábamos ante una persona a la que le gustaba el dinero". Así, ha indicado que los investigadores llegaron a pensar que, "además del hecho cometido", en alusión a la muerte violenta del menor, "quería ganar un dinero". "Parecía macabro pero parecía también que iba por ahí la cosa aunque no tuviera ningún sentido".