La Guardia Civil, agentes de movilidad… ¿sabes quién te puede multar?

Son muchos conductores los que desconocen que existen figuras más allá de la Guardia Civil o la Policía que pueden denunciarnos. Te contamos quiénes son

por Elena S. Bartolomé /


Multa. Cinco letras que dan escalofríos cada vez que nos hablan de ellas y, sobre todo, cada vez que las recibimos. Lo cierto es que a la hora de pensar en las denuncias relacionadas con tráfico, la mayoría de conductores evocan la figura de agentes de Policía, de Movilidad y de la Guardia Civil. Y es que son muchos los que desconocen que existen más figuras que pueden denunciarnos y, en consecuencia, multarnos: desde un ciudadano cualquiera hasta una empresa pasando por otras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Toma nota.

Multas

La Policía Municipal no es el único cuerpo que nos puede multar (Gtres).


Policía Local, Nacional y Guardia Civil

Las denuncias de estos cuerpos de seguridad tienen valor probatorio, es decir, no necesitan aportar pruebas para confirmar que se ha producido un delito… siempre que estén en el ejercicio de sus funciones, claro.

¿Cómo nos pueden multar?

Si el conductor comete la infracción ante los agentes y estos puedan actuar de inmediato, la notificación de la multa se hará en el acto. Por otro lado, si las circunstancias les permiten realizar el trámite tras el delito para, por ejemplo, evitar riesgos de circulación al detener el vehículo, obras, situaciones meteorológicas adversas… cuentan con otros canales:

  • Dirección electrónica vial (DEV): los conductores pueden acceder a esta plataforma para consultar sus sanciones.
  • Correo certificado en el domicilio: la Administración enviará un requerimiento por correo certificado al domicilio del conductor.

Agentes de movilidad

Los agentes de movilidad son funcionarios considerados como agentes de la autoridad subordinados a los miembros de la Policía Municipal, pero no pertenecen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. 

Este estatus les permite realizar funciones de ordenación, señalización y dirección del tráfico en términos municipales. A esto hay que añadir que cuando ejerzan tareas de vigilancia y control de la circulación vial, sus denuncias tendrán valor probatorio sin perjuicio de aportar pruebas y sin perjuicio de las pruebas que los denunciados puedan aportar o designar en su defensa.

Multas

Dependiendo de quién ponga la multa, habrá presunción de veracidad o no (Gtres).


Controladores del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER)

Los Controladores del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) son los encargados de vigilar las zonas de aparcamiento de pago y pueden poner multas por tres razones: no poner el ticket de estacionamiento, superar el tiempo máximo permitido o aparcar inadecuadamente.

Los controladores no tienen presunción de veracidad ni poder sancionador ya que no son funcionarios ni de agentes de la autoridad. Por lo tanto, cuando interpongan una denuncia tendrán que acompañarla de las pruebas que la avalen. Si no, se considerará que la presunción de inocencia del infractor ha sido vulnerada.

Además tenemos que tener en cuenta que los controladores del SER no tienen potestad para poner sanciones: la notificación que dejan en el parabrisas no es una multa, sino una denuncia. Unos días después se suele recibir por correo una notificación emitida por la empresa privada que gestiona el aparcamiento regulado y eso todavía no es una sanción. Cuando el Ayuntamiento dé validez a la denuncia, será cuando el infractor reciba la notificación de la multa en su domicilio.

Empresa privada o particular

Cualquier empresa privada o persona particular puede poner denuncias de tráfico. Según el Artículo 86 de la Ley de Seguridad Vial, el procedimiento sancionador se pondrá en marcha cuando la autoridad competente o cualquier persona tengan noticia de los hechos. Eso sí, para que la denuncia sea válida, habrá que aportar pruebas, explicar la versión de los acontecimientos, identificar al infractor e identificarse a sí mismo como denunciante.

Para poder denunciar, el ciudadano tendrá dos opciones: dirigirse a un agente de la autoridad o ir a unas dependencias policiales o a la Jefatura Provincial de Tráfico. Eso sí, esto no implica que se tramite… a diferencia de lo que ocurre con cualquier denuncia interpuesta por un agente.