YouTube Kids estrena versión web y nuevos filtros parentales

La polémica aplicación diseñada para el público infantil permite por primera vez el acceso desde el navegador e incorpora filtros para delimitar el contenido

por Ismael Marinero Medina /


A primera vista, la aparición en 2016 de YouTube Kids era una gran noticia para los padres (y para los niños): una app con contenidos exclusivamente destinados a público infantil, fácilmente configurable y con temporizador para delimitar el tiempo de uso de la tablet o dispositivo en cuestión. En la práctica, YouTube ha sido incapaz de controlar el contenido inapropiado que ha acabado siendo accesible en la plataforma y ha sido multado por recabar datos personales de los niños sin permiso de los padres. Su nueva versión para navegador y más filtros parentales intentan poner remedio a algunos de sus principales problemas.

Youtube Kids

La aplicación está diseñada para ser utilizada por los niños y controlada por los padres (YouTube).

Al visitar la recién estrenada página web de Kids, lo primero que aparece es un aviso de seguridad para que uno de los progenitores permita el acceso desde el ordenador, para lo que deberá resolver una sencilla operación matemática. Una vez dentro, se puede comprobar cómo el contenido está organizado como en la aplicación, dividido en las categorías Programas, Música, Aprender y Explorar, canales que ofrecen en su abrumadora mayoría series y películas de dibujos animados, canciones, unboxing de juguetes, gameplay de videojuegos y canales de youtubers infantiles.

RELACIONADO: 5 apps para que tus hijos aprendan mientras se lo pasan en grande este verano

Además, los padres pueden establecer su propio código de acceso para que los pequeños no puedan acceder o cambiar la configuración. Sin embargo, a esta versión de navegador todavía le faltan algunas de las características más relevantes de la aplicación, como la posibilidad de utilizar distintos perfiles, las listas blancas y los temporizadores. Es probable que se vayan implementando con el tiempo, pero de momento se echan en falta.

La otra gran novedad tiene que ver con los filtros parentales que se han incluido en la última actualización de la aplicación, tanto para Android como para iOS. Son tres opciones para que los padres puedan controlar mejor qué tipo de contenidos ven sus hijos: preescolar (para menores de cuatro años), jóvenes (de 5 a 7) y mayores (desde 8 hasta los 12).

En cualquier caso, la supervisión parental siempre es necesaria. Enchufar al niño a la tablet y olvidarse del asunto nunca es buena idea. De hecho, YouTube advierte de manera reiterada de que no todos los contenidos han sido supervisados por humanos, algo literalmente imposible, dado el enorme volumen de vídeos alojados en la plataforma. Para solucionarlo, además de un aumento de la supervisión, desde YouTube afirman que han mejorado sus algoritmos y eliminado millones de vídeos inapropiados.

"Construimos YouTube Kids para crear un ambiente más seguro para que los niños exploren sus intereses y su curiosidad, a la vez que les damos a los padres las herramientas para personalizar la experiencia para sus hijos. Y seguimos mejorando la aplicación, basándonos en los comentarios de padres y expertos", explica la compañía en una nota de prensa.

Las alarmas han saltado varias veces a lo largo de estos años, por culpa de vídeos en los que, por ejemplo, los personajes de Peppa Pig aparecían bebiendo lejía, o atacándose con cuchillos y pistolas. También hay casos en los que un contenido aparentemente adecuado para niños tenía insertados pequeños cortes de escenas violentas, alusiones sexuales o elementos terroríficos.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

No es la única controversia a la que se ha enfrentado la aplicación en los últimos tiempos. YouTube ha recibido multas millonarias por no respetar las leyes de privacidad. Organizaciones sin ánimo de lucro han pedido a la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos que investigue las prácticas de la empresa, alegando que ha estado recopilando información personal de casi 25 millones de niños estadounidenses durante varios años y ha utilizado estos datos para incluirlos en "técnicas de marketing muy sofisticadas".

Según revela Bloomberg, YouTube se plantea poner fin a los anuncios dirigidos a los niños y eliminar la monetización de determinadas cuentas y vídeos, además de establecer controles más estrictos para respetar la privacidad de los datos de sus usuarios, sean menores o adultos.