Máxima expectación ante el comienzo del juicio contra Ana Julia Quezada por el crimen del pequeño Gabriel

La autora confesa de la muerte del menor es la primera mujer que se enfrenta a la petición de prisión permanente revisable

por Agencias /


La Audiencia de Almería acoge desde este lunes el juicio contra Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño Gabriel Cruz, para la que la Fiscalía reclama prisión permanente revisable por asesinato, así como diez años más de cárcel por lesiones psíquicas a los padres del menor. Hay una expectación máxima ante el arranque del proceso, el primero en el que se pide prisión permanente revisable para una mujer y para el que se han acreditado 150 periodistas de 35 medios de comunicación.

Juicio Ana Julia Quezada

Ana Julia Quezada entrando a la Audiencia para responder ante la justicia del crimen de Gabriel Cruz (EFE).

El juicio tendrá ocho sesiones que se celebrarán entre el 9 y el 18 de septiembre en la Sección Segunda de la Audiencia, donde un jurado popular deberá decidir sobre el caso, cuyo veredicto será plasmado en la sentencia que redacte la magistrada Alejandra Dodero. La Junta de Andalucía ha tenido que efectuar obras de emergencia en la Audiencia de Almería para acondicionar el edificio ante el aluvión de informadores que se han acreditado y  ha invertido en ellas casi 80.000 euros. Un total de 42 agentes de la Policía Nacional velarán por la seguridad a lo largo del desarrollo del juicio.

RELACIONADO: La petición de los padres del niño ante el inicio de la vista oral

El letrado de los padres de Gabriel, Francisco Torres, reclama como la Fiscalía prisión permanente revisable por asesinato, además tres años de cárcel por un delito de lesiones psíquicas a Patricia Ramírez, cinco años más por un delito de lesiones psíquicas a Ángel Cruz, y sendas penas de dos años de prisión por dos delitos contra la integridad moral. Por su parte, el abogado de Quezada, Esteban Hernández Thiel, considera que se trata de un homicidio imprudente y, en el peor de los casos, un homicidio doloso.

RELACIONADO: Más noticias sobre este caso que conmocionó a toda la sociedad española

Jueces, periodistas y colectivos en defensa de la infancia han hecho en los últimos días llamamientos a la responsabilidad de los medios de comunicación para que no conviertan en un circo el juicio. Los propios padres del niño solicitaron la semana pasada "amparo ante las amenazas que la cita judicial" comporta para sus derechos fundamentales como "víctimas de delitos violentos", así como respeto a la "memoria" del menor, y de "la intimidad, el honor e integridad de su familia".

Juicio Ana Julia Quezada

Ana Julia Quezada, con una sudadera roja, conducida por los agentes a la reconstrucción de los hechos en el cortijo donde tuvieron lugar los hechos (EFE).

En respuesta a su petición, la presidenta del tribunal de jurado ha acordado que la declaración testifical de los padres, Patricia Ramírez y Ángel Cruz, prevista para el martes 10 de septiembre, se celebre a puerta cerrada. En un auto notificado este viernes a las partes y hecho público por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), la magistrada Alejandra Dodero decreta esta restricción también para el interrogatorio de la abuela paterna de Gabriel y una prima del niño, una medida que hace extensiva a la prueba pericial forense, que está señalada para el día 16 de septiembre.

RELACIONADO: Jornada a jornada, así será el juicio contra Ana Julia Quezada

El menor desapareció la tarde del 27 de febrero de 2018 tras salir de la casa de su abuela en Rodalquilar para acudir a la casa de unos primos a jugar, momento en el que, según la investigación, se habría topado con la acusada -quien mantenía relación sentimental con el padre del niño- antes de ser conducido por ella hasta la finca donde se produjo el crimen. Tras ocultar su cuerpo junto a una alberca, volvió a la casa de la abuela del menor.

RELACIONADO: Así confesó Ana Julia Quezada ante el juez el crimen del pequeño Gabriel Cruz

Durante el tiempo que duró la búsqueda, se deshizo de algunas prendas de vestir del pequeño en un contenedor de vidrio en el barrio de Retamar mientras que una de sus camisetas la empleó para establecer pistas falsas. Tras trece días de búsqueda, la investigación permitió captar a la acusada cuando extraía el cuerpo sin vida del menor del lugar en el que había ocultado el cuerpo. Con él recorrió unos 60 kilómetros rumbo a la localidad de Vícar, donde fue detenida el 11 de marzo.