Así han cambiado los videojuegos el tráfico de Internet

La experiencia de juego, lo más valorado por el usuario

por Juan Antonio Marín /


El mundo de los videojuegos está viviendo una auténtica revolución. El auge de los eSports competitivos y los servicios para jugar online han posibilitado una experiencia diferente para el usuario. Servicios como Apple Arcade, Google Stadia o Microsoft xCloud están inaugurando la próxima revolución del videojuego basada en la nube. La industria se está preparando ante unas exigencias de tráfico que previsiblemente se van a disparar con la llegada de estas plataformas. Y así van a tener que adaptarse los proveedores de internet.

Mando consola

Mando para jugar a videojuegos online (Unplash).

Lo principal cuando un usuario inicia un videojuego es que este satisfaga sus expectativas, sí, pero también influye y mucho la percepción técnica. Una experiencia de juego totalmente basada en la nube, donde el grueso de los datos del juego se ejecutan y viajan desde los servidores hasta el dispositivo del usuario, debe poder garantizar una latencia mínima.

La latencia es, explicado llanamente, lo que tarda en reaccionar el videojuego a las órdenes que el usuario lanza con su mando. A mayor latencia, peor será la experiencia de juego, dado que no se podrá disfrutar de una partida inmersiva y la jugabilidad se verá resentida.

RELACIONADO: Cinco juegos offline para disfrutar en vacaciones sin preocuparse de los datos

El problema, además, se agrava cuando hablamos de eSports. Y es que una décima de segundo puede ser decisiva en un juego de deportes o de disparos.

Así pues, el problema de la latencia o de los lags, es el primer escollo que tendrá que superar este tipo de plataformas para conquistar a los usuarios.

Tráfico de internet: máxima exigencia

Una de las principales innovaciones que podrían mejorar los problemas de latencia y de velocidad de conexión son las redes 5G. Sus velocidades, una vez que estén desplegadas, pueden llegar a ser hasta 10 veces más rápidas que la actual fibra y reducir la latencia casi a la mitad.

Sin embargo, el problema en España es que la infraestructura aún no está del todo preparada para esta velocidad. De hecho, la frecuencia donde se mueve la red 5G está actualmente ocupada por la TDT. Hasta que el Gobierno no la libere, la 5G funcionará a ‘medio gas’.

 

“Estamos pasando de un modelo multijugador en línea que solo necesitaba enviar datos de juego básicos como la posición o las acciones del jugador, a partidas que se ejecutan en servidores remotos y envían gráficos y vídeos en alta calidad mediante streaming”, afirma Theresa Bobis, Regional South Europe Director en la operadora de internet DE-CIX.

“El volumen de datos es muy superior y las compañías deben prepararse para minimizar la latencia, que en términos de interconexión se refiere al tiempo que tarda esa información en ir y volver desde el data center hasta el dispositivo del usuario”, añade Bobis.

Las claves del nuevo tráfico de internet

Las principales consecuencias de estas nuevas necesidades del usuario pasan por servidores cada vez más cercanos, un factor clave para reducir la latencia, dado que a menor distancia física entre el centro de datos y el usuario, menor tiempo de latencia.

Además, se estima que el volumen de datos crezca (y mucho) con videojuegos basados en la nube donde será el servidor quien corra con los gastos en hardware, ya que el jugador solo necesitará una conexión estable a internet, una pantalla y un mando. El resto, lo pone el servidor, por lo que los requisitos de ancho de banda serán cada vez mayores ante una continua búsqueda por mejorar la calidad de imagen en los contenidos.

Por último, la visualización de este tipo de contenidos por parte de los usuarios es otro de los factores clave para entender cómo está cambiando internet. Solo en el segundo trimestre de 2019 se produjeron más de 3.000 millones de horas de visionado de juegos por streaming, lo cual significa miles de GB de datos.