Lucha contra la inseguridad en Barcelona: se suman apoyos para cambiar el Código Penal

El Ayuntamiento y el Govern quieren que se castigue con mayor dureza la reincidencia y se han reunido con entidades sociales y empresariales para elaborar una estrategia común

por EFE /


El Govern y el Ayuntamiento de Barcelona han logrado este jueves el apoyo de las principales entidades sociales, económicas y vecinales de la capital catalana en su deseo de cambiar el Código Penal para que castigue con mayor dureza la reincidencia y combatir así la sensación de inseguridad. Tras un verano en el que Barcelona ha monopolizado el debate sobre la seguridad y un día después de que los datos oficiales hayan revelado que los robos con violencia e intimidación han crecido un 30,5 % en esta ciudad en el primer semestre del año, el Govern ha convocado este jueves la primera reunión del plan estratégico "Barcelona Ciudad Segura", celebrada en paralelo a una cumbre entre Gobierno, Generalitat, Ayuntamiento, jueces y fiscales, en la que se ha acordado buscar más medios para lograr una Justicia más eficaz.

sucesosbarna-ep

Los robos con violencia e intimidación han crecido más de un 30 por ciento en el primer semestre del año (Europa Press).

Presidida por el conseller de Interior, Miquel Buch, la primera reunión de "Barcelona Ciudad Segura", que quiere tener listo su plan en tres meses, ha constatado que las principales asociaciones empresariales, sociales y vecinales de Barcelona ven con buenos ojos la propuesta de Generalitat, Ayuntamiento y la patronal Fomento de reformar el Código Penal para castigar con cárcel la reincidencia en los hurtos.

En la reunión, las entidades han propuesto medidas para mejora la prevención de los delitos con la ayuda de la policía y para potenciar un urbanismo que permita una ciudad segura, con medidas como una mayor iluminación por las noches o que los locales de ocio nocturno no estén tan concentrados en determinadas zonas como ahora. "Todos coincidimos en que la situación es compleja y que la actividad policial es imprescindible, necesaria, pero no suficiente para revertir, no sólo las cifras objetivas (sobre el aumento de los delitos) sino la percepción de inseguridad", ha precisado el director de los Mossos, Andreu Joan Martínez.

RELACIONADO: Crece la preocupación por la inseguridad en Barcelona tras el apuñalamiento mortal de una joven

Buch ha indicado que esperan que, cuando en España "haya un Congreso efectivo y que pueda trabajar", uno de los primeros retos que afronte sea la reforma del Código Penal, que por ahora prevén para castigar con mayor dureza los hurtos, aunque no descartan plantear también algunas medidas sobre los robos violentos. Para concretar sus propuestas, las entidades se han dividido en ocho grupos de trabajo, que empezarán a reunirse cada dos días a partir del próximo 17 de septiembre, para detallar qué esperan de la policía y qué pueden aportar las propias asociaciones para ayudar a cambiar la actual sensación de inseguridad en Barcelona.

A la reunión en la consellería de Interior han acudido representantes de varios departamentos de la Generalitat, del Ayuntamiento de Barcelona, los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana, la Diputación de Barcelona así como las principales asociaciones de vecinos, empresariales, de infraestructuras, económicas e incluso el FC Barcelona.

RELACIONADO: Más noticias de sucesos en 'Tu Otro Diario'

En paralelo a esta cumbre, cargos del Ministerio de Justicia se han reunido en Barcelona, en la sede de la Delegación del Gobierno en Cataluña, con representantes de la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona, jueces y fiscales, para compartir la "diagnosis" sobre el "problema" de la seguridad en la capital catalana.

Según la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera, el Ejecutivo central y la Generalitat han coincidido en la reunión en que buscarán "más medios" para la Justicia, pese a las actuales prórrogas presupuestarias, para que pueda ser más eficiente. Cunillera ha detallado que la reunión "no era para llegar a acuerdos", sino únicamente "una toma de contacto importante", en la que no han entrado a valorar la necesidad o no de que se efectúen cambios legislativos para endurecer las penas de prisión de delincuentes reincidentes. "Hoy no era el final de nada", sino una simple "puesta en común" de sensaciones", ha aclarado Cunillera.