Modular, ético y sostenible: así es Fairphone, otro concepto de teléfono móvil

Es el terminal ideal para los que buscan un smartphone en cuyo proceso de fabricación se busca el suministro responsable de materiales y la defensa del bienestar de los trabajadores

por Ismael Marinero Medina /


El aparentemente infinito mercado de los smartphones se dirige poco a poco hacia la especialización: móviles para condiciones extremas, terminales para gamers, con cámaras profesionales… Entre esas categorías, hay una que de momento pertenece en exclusiva a Fairphone, una startup con sede en Holanda que, a partir de una campaña de crowdfunding y la colaboración de varios colectivos y ONGs, logró lanzar en 2010 la primera versión de un teléfono que no pretende competir con grandes marcas como Samsung o Apple, sino luchar por un mundo más justo y con conciencia ecológica.

Fairphone

Los seis módulos que componen el Fairphone se pueden reparar y sustituir fácilmente (Fairphone).

Tres años después del lanzamiento de su último modelo, Fairphone ha anunciado el Fairphone 3, un nuevo intento por lograr un smartphone verdaderamente sostenible, que estará disponible a partir de octubre. Entre otras cosas, ofrece reparaciones fáciles y la sustitución de piezas y accesorios por parte del propio usuario, sin que este pierda la garantía y por un precio propio de gama media, que ronda los 400 euros.

RELACIONADO: Los mejores móviles por menos de 200 euros

Su lema, impreso en la carcasa del móvil, es “el cambio está en tus manos”, y hace honor a ello: nada de obsolescencia programada o de quedarte sin móvil si se estropea la batería, son terminales pensados para durar. Esto implica ofrecer dos años de garantía y cinco años de soporte, incluidas las piezas de repuesto y actualizaciones de software. La lógica es clara: cuanto más tiempo puedas conservar tu teléfono, menor será su huella medioambiental.

El nuevo Fairphone 3 conserva una arquitectura modular, pero ahora sus seis módulos se sujetan con tornillos para proporcionar una mayor fiabilidad, lo que demuestra algunas de las lecciones aprendidas con el Fairphone 2. Y el destornillador viene en la caja con el teléfono, afortunadamente. Por contra, Apple y otras marcas están utilizando tornillos de seguridad, diseñados para dificultar a los usuarios la apertura de sus propios dispositivos y las posibles reparaciones. Desde la empresa aseguran que sus próximos pasos tendrán que ver con la posibilidad de actualizar los móviles con nuevas piezas que sirvan para mejorar determinados componentes.

Además, el Fairphone está fabricado con materiales de proveedores responsables y libres de conflictos, incluidos minerales como el cobalto y el oro. La empresa también promueve que los trabajadores de su ensambladora Arima, localizada en Taiwán, reciban bonificaciones especiales y salarios dignos, entre otras iniciativas para que el personal de la fábrica esté satisfecho con sus condiciones laborales.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Su decidida apuesta por el reciclaje también tiene ventajas para los usuarios de sus terminales: ofrecen un reembolso de 20 € (no acumulable) en el Fairphone 3 si les envías cualquier móvil que se pueda encender.

En cuanto a las especificaciones técnicas, el Fairphone 3 se correspondería con la gama media de la competencia. Lleva instalado Android 9 y cuenta con 4 GB de RAM, 64 GB de almacenamiento, una pantalla Full HD de 5,65’’ y una batería de 3.060 mAh con carga rápida. En lo que sí destaca es en la cámara, ya que monta el mismo sensor (Sony IMX363) que lleva instalado el Google Pixel 3, uno de los mejores móviles para hacer fotos.