Quién es PewDiePie, el primer 'youtuber' que supera la barrera de los 100 millones de suscriptores

El sueco Felix Kjellberg es uno de los ‘influencers’ más populares de Internet gracias a su humor irreverente y sus vídeos sobre videojuegos

por Ismael Marinero Medina /


Su verdadero nombre es Felix Arvid Ulf Kjellberg, nació en Gotemburgo (Suecia) en 1989 y hoy en día es uno de los influencers más importantes de todo Internet, con unos ingresos estimados según Forbes en torno a los 15 millones de euros anuales. Pero, ¿cómo un veinteañero que se ganó la vida con un puesto ambulante de perritos calientes llegó a conseguir más de 100 millones de suscriptores en su canal de YouTube? Para comprobar la dimensión del fenómeno, sobre todo entre los adolescentes, conviene situarla en el contexto de otras grandes celebridades: Justin Bieber tiene 46 millones de suscriptores, Rihanna más de 32 millones y Luis Fonsi sobrepasa los 26 millones.

PewDiePie-Instagram

Felix Kjellberg se ha hecho millonario gracias a sus vídeos de YouTube (@PewDiePie).

PewDiePie se matriculó en la Universidad Tecnológica de Chalmers para cursar ingeniería industrial. Mientras estudiaba allí, en 2010 creó un canal de YouTube y empezó a subir vídeos de sus partidas a videojuegos de terror y juegos retro, en un inglés con marcado acento sueco, hasta que dejó la carrera para centrarse en su faceta de youtuber, donde empezaba a despuntar.

RELACIONADO: Este es el juego de moda entre los usuarios de teléfonos móviles y el más lucrativo del momento

Su popularidad no dejó de aumentar en esos primeros años, aunque la rentabilidad todavía quedaba lejos: YouTube no empezó a retribuir a los creadores de contenido hasta 2013. Por aquel entonces, tras ganarse la vida en una agencia de publicidad, como diseñador gráfico y con el citado puesto de perritos calientes, PewDiePie ya era el youtuber más seguido de la plataforma, con 15 millones de suscriptores, por delante del canal de comedia Smosh.

Pero no todo son luces en su trayectoria, ya que la polémica le acompaña casi desde sus inicios. El youtuber sueco ha publicado controvertidos vídeos con chistes antisemitas, comentarios racistas e imaginería nazi, y ha sido apoyado por figuras de la extrema derecha, como el autor del tiroteo de Christchurch, en Nueva Zelanda, que instó a los espectadores de su transmisión en directo de la matanza en la que murieron 51 personas a suscribirse al canal de PewDiePie.

Sus deslices le han costado caro: Disney le retiró su apoyo en 2017 y la propia YouTube canceló la segunda temporada del reality show Scare PewDiePie que protagonizaba Kjellberg. Pero su influencia, que se deja ver en sus numerosos acuerdos con marcas y patrocinios, sigue intacta. Tras volcarse con las reacciones a vídeos y memes de Internet, en los últimos meses ha vuelto a sus raíces como gamer y cada semana ha subido varios vídeos sobre Minecraft. De hecho, se le atribuye el resurgimiento del juego en el décimo aniversario de su publicación, con un impacto notable en el número de partidas online, vídeos en streaming compartidos en redes sociales y descargas del juego.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

En los últimos años, Kjellberg ha luchado codo con codo con T-Series, un sello discográfico de La India, por sobrepasar la cifra de los 100 millones de suscriptores. A principios de este año lo conseguía T-Series, que no deja de ser un canal colectivo, y la semana pasada, después de una intensa campaña de PewDiePie y sus seguidores (hackers incluidos), el sueco se ha convertido en el primer creador individual en lograrlo y está muy por delante del chileno HolaSoyGermán (39 millones), el brasileño Whinderson Nunes (37 millones) y el español ElRubius (35 millones).

PewDiePie también ha sido noticia esta misma semana por la celebración de su boda con la influencer italiana Marzia Bisognin (también conocida con CutiePie). Las fotos y vídeos del enlace las han compartido ellos mismos en sus perfiles de Twitter e Instagram, y se han convertido en los contenidos más vistos y comentados a nivel mundial en los últimos días.