Si quieres pasar la ITV con éxito, ten en cuenta estos trucos

Si como tantos millones de conductores españoles, tienes que pasar la ITV… toma nota

por Elena S. Bartolomé /


Cada año, unos 20 millones de coches tienen que pasar la Inspección Técnica de Vehículos, comúnmente conocida como ITV. De ellos, 1 de cada 5 no la pasa debido, sobre todo, por dos razones: no reunir las condiciones mínimas de seguridad o emitir más emisiones nocivas que las permitidas por la ley. Teniendo en cuenta que en mayo de 2018 se endurecieron las condiciones para superarla con éxito, poniendo especial énfasis en el kilometraje y en las sustancias contaminantes, nunca está de más tener en cuenta algunos consejos o trucos para superar la ITV a la primera.

ITV

Cada año, 20 millones de coches tienen que pasar la ITV (Gtres).


Eso sí, antes de tomar nota, tienes que pararte un momento y hacerte una sencilla pregunta: ¿tienes que pasar esta inspección? Bien es cierto que es obligatoria para todos los coches, pero hay algunas condiciones: tu primera ITV llegará cuando tu coche tenga 4 años. Desde ese momento y hasta que cumpla 10, tendrás que pasarla de forma alterna, es decir, una año sí y un año no. Y tras esa primera década de vida, tu vehículo tendrá una cita anual con la más famosa de las inspecciones.

Documentación

Puede parecer obvio, pero no olvides llevar toda la documentación necesaria para pasar la ITV: la ficha técnica de tu coche y el permiso de circulación.

Elementos exteriores

En la inspección van a examinar tu coche y aunque creas que esos rasguños que le has hecho en algún encontronazo con una columna no cuentan, sí lo hacen. Revisa el estado de la carrocería, pero también el de los retrovisores, limpiaparabrisas, lunas y placas de matrícula. Además, comprueba que las puertas, las ventanillas y cualquier elemento de cierre funciona correctamente.

Luces

Un elemento clave en la ITV es el alumbrado y los elementos de señalización del coche. No en vano, 2 de cada 10 defectos graves proceden de esta parte del vehículo. Por ello, debes poner a punto las luces que empleas al conducir (las de posición, las cortas y las largas sin olvidar las antiniebla) y las que usamos para señalizar las maniobras: freno, intermitentes, marcha atrás, etc.

Relacionado: Es hora de cambiar las ruedas de tu coche: pistas para reconocer que están desgastadas

Neumáticos y frenos

Sin dejar de lado los fallos más serios que suelen detectarse en esta inspección, nos centramos en los neumáticos. No solo tienen que conservar el dibujo marcado por la ley, también tienen que estar en buen estado las suspensiones y los ejes. Y hablar de las ruedas, significa hablar de los frenos: todos los elementos que forman parte de ellos (discos, latiguillos…) tienen que funcionar a la perfección.

El interior del coche

Después de repasar el exterior, toca comprobar cómo está el habitáculo del vehículo. Y ahí, entra en juego el correcto estado de los asientos y, sobre todo, del cinturón de seguridad.

ITV

La nueva ITV endureció las pruebas que evalúan las emisiones (Gtres).


La mecánica del coche

Seguimos con los elementos que tendrás que revisar antes de ir a pasar la ITV. Centrándonos en la parte mecánica, debes asegurarte de que los sistemas de dirección, el catalizador y, sobre todo, el motor no presentan ningún problema.

La electrónica

Afrontamos la recta final del examen con una de las novedades que se introdujeron en 2018: la lectura de las averías electrónicas. Con esta prueba, en la ITV comprobarán el funcionamiento de algunos sistemas como, por ejemplo, los airbags, el ABS, el ESP o la inyección electrónica. Por lo tanto, presta atención a los testigos que indican la existencia de una avería para solucionarla antes de llegar a la inspección.

Las emisiones del coche

Una de las partes más delicadas son las emisiones del coche. Igual que sucede con el punto anterior, desde 2018 las pruebas ligadas a esta parte son más estrictas ya que se han incorporado herramientas de lectura del sistema de diagnóstico a bordo (OBD). Por ello, antes de ir a la ITV, no está de más revisar que las sustancias contaminantes que expulsa tu coche están dentro de los límites marcados por la ley. Además, tendrás que echar un vistazo para cerciorarte de que el sistema de control funciona bien y no ha sido manipulado o desmontado.