La próxima actualización de WhatsApp puede afectar (y mucho) a los menores de 16 años

La app de mensajería eliminará las cuentas de quienes no cumplan con los requisitos de edad exigidos por la Unión Europea

por Ismael Marinero Medina /


La prohibición del uso de WhatsApp para menores de 16 años se conocía desde hace más de un año, cuando se incluyó en sus términos de servicio, pero bastaba con aceptar las condiciones para acceder a la aplicación. Hasta ahora, ninguna actualización de WhatsApp había incluido una función para poner en práctica ese veto. Y eso está a punto de cambiar, porque en la próxima actualización, la 2.19.222 (todavía sin fecha), se aplicará la eliminación de las cuentas de los menores de 16 años o, al menos, de aquellos que no estén explícitamente autorizados por un padre o tutor legal para utilizar el servicio.

WhatsApp

La próxima actualización de WhatsApp prohibirá el acceso al servicio a menores de 16 años (Getty Images).

Todavía se desconoce cómo WhatsApp detectará estas cuentas o cómo planea restringir el acceso. Podría hacerlo a través del terminal móvil o del número de teléfono, por ejemplo, pero eso puede plantear numerosos problemas si más tarde el teléfono o el número pasan a una tercera persona, o si el menor supera posteriormente la edad mínima exigida para utilizar la aplicación.

RELACIONADO: Cinco apps de mensajería más seguras que WhatsApp y libres de publicidad

Facebook también podría cruzar los datos de los perfiles entre sus distintas plataformas (es la propietaria de WhatsApp y de Instagram) para detectar quién está infringiendo las condiciones del servicio, o pedir solicitudes explícitas de autorización de uso. Una vez aceptados, si los términos de servicio no se cumplen la culpa recaería en el usuario y no en la multinacional liderada Mark Zuckerberg. Esto permitiría a la compañía librarse de los potenciales problemas legales que pudieran derivarse de ello, ya que el propio usuario o sus padres serían los únicos responsables.

Otra de las posibilidades que se abren en este nuevo escenario es que WhatsApp active una función para que los propios padres 'denuncien' los perfiles o cuentas de sus hijos que no cuenten con autorización, en cuyo caso tendrían que demostrar que efectivamente son sus progenitores y que sus hijos no cumplen con la edad permitida, lo que implicaría una serie de trámites que no todo el mundo estaría dispuesto a cumplir.

La actualización obedece a las obligaciones marcadas por el Reglamento General de Protección de Datos y afecta solo a los países de la Unión Europea (en otras partes del mundo la edad mínima será de 13 años). La cifra es similar a la de otras redes sociales, como Twitter, Facebook o Instagram, aunque el nivel de compromiso con la ley sigue siendo muy cuestionable.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Si los menores no dicen abiertamente que están por debajo de la edad mínima -indicando su fecha de nacimiento en su perfil-, la plataforma da por sentado que dicen la verdad, así que tampoco parece muy complicado saltarse las restricciones para los nativos digitales. Al fin y al cabo, lo que buscan las redes sociales es tener cada vez más usuarios, así que no les interesa en absoluto vetar el acceso precisamente a los que se van a convertir en poco tiempo en sus principales activos y potenciales consumidores.

Según una guía de la Fundación Mapfre, el 18% de los menores de 11 años utilizan WhatsApp y otros servicios de mensajería instantánea sin permiso o supervisión de sus padres y, en el caso de los mayores de 15 años, el porcentaje asciende al 90%. Una alternativa para los padres preocupados por la seguridad de sus hijos en el proceloso mundo de Internet es que promuevan el uso de aplicaciones de mensajería y redes sociales como Monster Messenger o Lego Life, diseñadas específicamente para el público infantil y juvenil.