Los primeros robots-policía para controlar el tráfico empiezan a operar en China

Tres tipos distintos de dispositivos robóticos ayudarán a los agentes de tráfico a vigilar los cruces, avisar sobre accidentes y multar a los infractores

por Ismael Marinero Medina /


China avanza a pasos agigantados en la progresiva robotización y vigilancia de sus ciudades. El último avance en este sentido lo ha desvelado el Departamento de Tráfico de Handan, una urbe del norte del país, a través de su cuenta de Weibo, el equivalente chino de Twitter. Allí han empezado a operar tres tipos de robots equipados con cámaras de reconocimiento facial que, desde ahora, ayudarán a la policía a controlar el tráfico y denunciar posibles infracciones de conductores y peatones.

Robot Policía

Así son los robots patrulla que han empezado a operar en Handan (Departamento de Tráfico de Handan/Weibo).

El más llamativo sin duda es el que está diseñado para parecerse a un agente de tráfico humano, con “uniforme” amarillo y gorra blanca. Son los robots patrulla, equipados con navegación automática por láser y con la misión de identificar las matrículas de los coches y hacer fotografías de los vehículos que estén implicados en comportamientos potencialmente ilícitos. Algunos de ellos estarán estacionados en los cruces más peligrosos y su tarea será impedir que los residentes crucen la calle sin autorización, dando advertencias verbales y haciando fotos de los peatones que no cumplan con la normativa.

RELACIONADO: Drones que ponen multas y otros curiosos usos de estos dispositivos voladores

Los consultores robot, por contra, están diseñados para proporcionar información al público en las oficinas de tráfico. Pueden responder a las preguntas de aquellos que acuden a denunciar o resolver incidentes a través de una pantalla instalada en su cuerpo. Los robots cuentan con una base de datos que puede ayudarles a identificar a cualquier individuo que haya sido clasificado como sospechoso por las autoridades. También pueden ayudar a los agentes de policía a hacer frente a los delincuentes en caso de emergencia.

Los robots de accidentes son los más pequeños de los tres. Estos dispositivos están pensados para captar información y ayudar a mantener el orden en el lugar de un accidente o incidente de tráfico. También se diferencian de los otros en que pueden ser controlados de manera remota por oficiales humanos.

Los policías-robots de Handan son la última muestra de la decidida apuesta del gobierno central chino por la tecnología del big data aplicada al reconocimiento facial, un sistema nacional de vigilancia que cuenta con 200 millones de cámaras equipadas con Inteligencia Artificial. El sistema tiene como objetivo identificar a cualquiera de los 1.400 millones de ciudadanos de China en menos de tres segundos y ya funciona en calles, lugares públicos, aeropuertos, estaciones de tren y hasta en colegios e institutos de todo el país.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Entre los usos más curiosos de esta tecnología en China, utilizada por ejemplo por la cadena de comida rápida KFC para predecir pedidos o en los aseos públicos para frustrar los robos de papel higiénico, está el evitar que los peatones crucen cuando los semáforos están en rojo. El equipo de reconocimiento facial toma fotografías y un video de 15 segundos de los peatones que hayan cruzado mal, cuyas imágenes aparecen instantáneamente en una pantalla LED. En menos de 20 minutos, la imagen se acompaña con datos personales como el nombre, el número de identificación personal y la dirección del infractor, tanto en el semáforo como en las cuentas de redes sociales del departamento de tráfico de la ciudad en cuestión.