¿Cómo proteger la privacidad en smartphones y ordenadores?

Así es como puedes limitar el acceso de las aplicaciones a la ubicación, cámara o micrófono de tu smartphone

por Juan Antonio Marín /


La lucha por mejorar y proteger la privacidad es uno de las mayores preocupaciones de los usuarios al utilizar dispositivos conectados a internet. En pleno 2019, muchas empresas trascienden lo ético (e incluso lo legal, como en el caso de Facebook) para alcanzar sus propósitos: conseguir la mayor cantidad de información del usuario para negociar con ella. Un negocio muy lucrativo que ha aupado a las empresas tecnológicas a ser las más potentes del mundo, pero, ¿a qué precio?

privacidad-mejorar-movil

Así puedes proteger tu privacidad (Unsplash).

Y es que la práctica totalidad de las aplicaciones que usamos a diario utilizan datos como la ubicación, el acceso a la cámara y micrófono o la posibilidad de consultar el correo o los mensajes del usuario.

Generalmente, la excusa más común es que lo hacen para mejorar el servicio y así es en la mayoría de los casos. Los asistentes por voz no podrían ser tan rápidos e inteligentes si no estuvieran “escuchando” todo el rato.

RELACIONADO: Un mes con un Google Home mini en la cocina

Las aplicaciones de mapas tampoco podrían ofrecer rutas de tráfico en tiempo real si no registraran la ubicación de millones de usuarios. Y así con muchos otros casos en los que las aplicaciones se benefician de la privacidad del usuario para bien de las dos partes.

¿Cómo limitar el uso a esos datos?

Es complicado, pues, establecer un término medio entre la cesión de esos datos y la posibilidad de disfrutar de una tecnología de nuestra época. Sin embargo, sí que se puede limitar el uso de esos datos para que las compañías no abusen de ellos.

Para ello, el usuario puede decidir en cada momento cuándo activa o desactiva las funciones que están implicadas en estos procesos de recolección de datos. Así es como se hace.

Cámara y micrófono, los básicos

Lo primero en lo que pensamos cuando hablamos de privacidad es si el asistente por voz de nuestro smartphone estará escuchando. Y así lo hace a no ser que lo limitemos. En el caso de los dispositivos con asistentes virtuales, estos nos escuchan para detectar cuándo decimos el comando de voz, como “Oye, Siri” o “OK, Google”.

Pero hasta esto se puede limitar. Basta con acceder a ajustes del télefono y desactivar esta opción. En iOS: Ajustes > Siri y Buscar > Activar al oír “Oye Siri” y desactivar esta opción. De este modo, solo al mantener pulsado el botón lateral se activará el asistente. En Android, la operación es similar, bastará con acceder a Ajustes > Voz >  Detección de “OK Google” para desactivarla.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Para limitar el uso de la cámara, la mayoría de las aplicaciones solicitan el acceso a esta cuando se inicia la aplicación. Basta con no permitirlo o bien acceder a la sección Privacidad, dentro de los ajustes del teléfono, donde podremos ver qué aplicaciones tienen permiso para usarla.

Navegador web

En el terreno de los navegadores es igual de sencillo limitar el uso de la cámara (no, no hace falta taparla con un post-it). Para ello, solo hay que acceder al menú que se simboliza con un pequeño candado, en la esquina superior izquierda de la pantalla, o en la misma barra de direcciones, según el navegador.

Ahí, el programa nos avisará de si la página es segura y de qué elementos está utilizando esa web: ubicación, micrófono, cámara, cookies, certificados, etc. Así, el usuario puede permitir o no su uso mientras se navega por esa web en concreto.

Leer antes de usar

Por último, el mejor consejo para proteger la privacidad es estar bien informados de las políticas de uso de cada empresa. Actualmente, muchas de ellas, como Google o Facebook, han mejorado los -antaño- farragosos documentos, convirtiéndolos en webs transparentes y más sencillas de comprender para el usuario.