Tres de los niños fallecidos en el trágico incendio de una guardería en EEUU eran hijos de un bombero

Se trata de Luther Jones, que estaba de servicio esa noche pero se encontraba atendiendo otra emergencia. En el suceso fallecieron en total cinco menores

por Tu otro diario /


La desgracia se cebó la madrugada del pasado lunes con la familia de Luther Jones, un bombero voluntario de Erie, en Pensilvania (Estados Unidos). Tres de sus hijos fallecieron en el incendio de la guardería donde Luther solía dejarlos cuando tenía turno de noche. Él estaba trabajando y atendía otra emergencia cuando el fuego se declaró en la guardería y los tres niños acabaron muriendo junto a otros dos pequeños, todos de entre ocho meses y ocho años de edad. Los compañeros de Luther han iniciado una campaña de recaudación de fondos para ayudar a la familia en estos durísimos momentos.

Fuego guardería

Así quedó la guardería tras el fuego (Erie Firefighters).

Según informa la web local 'Erie News Now', Luther Jones trabaja como bombero voluntario en el Lawrence Park Fire Department y esa noche se encontraba apagando otra emergencia solo unas manzanas más allá de donde se desató el incendio que acabó con la vida de cinco pequeños mientras dormían. La guardería 'Harris Family Daycare' trabajaba 24 horas al día, siete días a la semana, para cubrir las necesidades de padres que tuvieran turnos de noche o fines de semana. Precisamente ese era el caso de Luther. Inicialmente se había informado de que cuatro de los cinco fallecidos eran hermanos, aunque finalmente se ha confirmado que lo eran solo tres.

RELACIONADO: El terrible suceso tuvo lugar de madrugada, cuando todos dormían

El otro de los pequeños fallecidos es hijo de Elaine Harris, la dueña de la residencia, que resultó herida por las llamas, como también lo fue un vecino que entró en la vivienda para tratar de socorrer a las víctimas, sin éxito. Dos de los chicos que dormían en la casa, de 12 y 15 años, lograron salir por el tejado y fueron los que dieron la voz de alarma. Por desgracia, los servicios de emergencia no llegaron a tiempo de evitar la tragedia.

Fuego guardería

Abatidos, los bomberos descansan después de extinguir las llamas (Erie Firefighters).

Ahora, los compañeros del Lawrence Park Fire Department así como los bomberos de Erie han iniciado una recaudación de fondos para ayudar a Luther y a su pareje en estos durísimos momentos por los que están atravesando. Nada podrá devolverles a sus pequeños, pero al menos podrán superar sin apuros económicos los costes de los funerales. "El Departamento de Bomberos de Erie envía sus condolencias a las familias, ojalá hubiéramos podido hacer más, hicimos todo lo posible, simplemente no obtuvimos el resultado esperado", declaró el portavoz de los bomberos tras extinguir las llamas.

RELACIONADO: Más noticias sobre sucesos en 'Tu Otro Diario'

Las primeras investigaciones indicaban que el fuego pudo empezar en unos cables que había conectados a un enchufe debajo de un sofá. Una sobrecarga en la red habría estado en el origen del incendio, que se propagó desde la planta baja a las superiores. La guardería había pasado en diciembre de 2018 todas las inspecciones de seguridad, a pesar de que, según los bomberos, únicamente tenía un detector de humos que estaba situado en la azotea, por lo que resultó inútil para detectar las llamas.