Varias comunidades en alerta por calor y lluvias

Murcia, Andalucía y Cataluña son las más afectada con alerta naranja

por EFE /


Doce provincias en seis comunidades autónomas se encuentran este miércoles en alerta, con aviso naranja (riesgo importante) por temperaturas muy altas en Murcia y Andalucía, y amarillo por lluvias-tormentas en el noreste peninsular, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). En Murcia están en aviso naranja por temperaturas extremadamente altas, que podrán alcanzar los 42 grados en la vega del Segura y altiplano, y los 41 en el valle del Guadalentín, Lorca, Águilas y noroeste de la región; mientras en el Campo de Cartagena y Mazarrón podrán registrar los 38 grados por lo que están en aviso amarillo.

calor

Varias comunidades autónomas en alerta por calor y lluvias (EFE)

En Andalucía, Málaga se encuentra en aviso naranja por temperaturas que podrán llegar a los 40 grados en Sol y Guadalhorce; y en amarillo en zonas de la Axarquía donde los termómetros podrán marcar a los 39 grados, al igual que en Almería y Granada, sobre todo en Nacimiento y Campo de Tabernas, Valle del Almanzora, Los Vélez, Guadix y Baza.

En Cataluña, Tarragona está en aviso amarillo por valores que podrán situarse en los 36 grados en el prelitoral sur, mientras en Barcelona, Girona y Lleida se encuentran también en aviso amarillo, pero por lluvias y tormentas con precipitaciones que podrán acumular entre 15 y 20 litros en la depresión central, Prepirineo y Pirineo.

En Castilla-La Mancha, Albacete es la única provincia en aviso, esta vez amarillo por temperaturas que podrán alcanzar los 38 grados en Hellín y Almansa, y los 36 en Alcaraz y Segura. En la Comunidad Valenciana, Valencia y Alicante están en aviso amarillo por temperaturas de entre 36 y 38 grados en el interior y litorales norte y sur. En Baleares también están en aviso amarillo por valores que rondarán los 34-36 grados en Ibiza y Formentera, Mallorca y Menorca.

La Aemet informa de que con la alerta naranja hay riesgo importante en fenómenos no habituales y con cierto peligro para actividades usuales. Con la amarilla no existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.