Facebook pretende leerte la mente para que puedas escribir con el pensamiento

La red social, en colaboración con investigadores de la Universidad de California, ultima los detalles de un dispositivo diseñado para ayudar a pacientes con daño neurológico

por Ismael Marinero Medina /


Controlar dispositivos tecnológicos con la mente es un sueño que lleva acompañándonos varias décadas. Todavía suena lejano, pero está mucho más cerca de lo que pensamos. Y Facebook, que no se pierde una, lleva desde 2017 trabajando en una interfaz cerebro-ordenador diseñada para permitir a los usuarios escribir simplemente pensando en palabras. El adiós al teclado está a la vuelta de la esquina y Mark Zuckerberg quiere ser quien lo entierre definitivamente.

facebook-dispositivo-para-leer-la-mente

Este es el diseño del prototipo ideado por Facebook e investigadores de la Universidad de California (Facebook).

"Imagina un mundo en el que todo el conocimiento, la diversión y la utilidad de los smartphones de hoy fueran accesibles al instante y sin utilizar las manos", dicen los responsables del proyecto en su blog corporativo. "Donde puedas conectarte con otros de una manera significativa, sin importar las distracciones externas, las restricciones geográficas e incluso las discapacidades y limitaciones físicas". Para lograrlo, Facebook está colaborando con investigadores de la Universidad de California en San Francisco con el objetivo de construir un dispositivo similar a unos auriculares capaz de ayudar a pacientes con daño neurológico a volver a hablar, a través del análisis de su actividad cerebral en tiempo real.

RELACIONADO: Primer paso para utilizar la mente como un 'mando a distancia' y controlar la tecnología que nos rodea

En un artículo publicado en la revista Nature Communications, el equipo de investigadores compartió sus últimos avances. En los experimentos plantearon una pregunta a los participantes y les pidieron que respondieran en voz alta. Al examinar las lecturas de los monitores -obtenidas gracias a electrodos que se implantan quirúrgicamente en la superficie del cerebro-, podían averiguar la respuesta con tasas de precisión del 61 por ciento estudiando únicamente el comportamiento de las señales cerebrales.

Los investigadores afirman que los resultados "demuestran la decodificación en tiempo real del habla en un entorno interactivo y conversacional, lo que tiene importantes implicaciones para los pacientes que no pueden comunicarse". Pero todavía queda mucho margen de mejora, especialmente considerando el objetivo de los investigadores: decodificar en tiempo real a una velocidad de 100 palabras por minuto un vocabulario de 1.000 palabras y una tasa de error de menos de 17 por ciento. Durante las pruebas iniciales, el vocabulario de posibles respuestas era extremadamente limitado y la tasa de éxito augura mucho trabajo por delante.

También se ha puesto en entredicho lo invasivo que resulta colocar implantes en la superficie del cerebro, un modelo muy diferente a los elegantes auriculares que están pensados para los consumidores a los que podría dirigirse el invento en última instancia. Es un caso similar al de Neuralink, la empresa de Elon Musk que persigue conectar cerebro y ordenador a través de implantes cerebrales.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Sin embargo, el laboratorio de investigación de Facebook está explorando una alternativa muy prometedora: los infrarrojos. Al medir los niveles de oxigenación en sangre, la compañía confía en poder crear una interfaz cerebro-ordenador menos voluminosa y mucho menos invasiva. Todavía queda mucho camino para convertirse en realidad (los responsables de la compañía hablan de una década), pero ya ha mostrado prometedores resultados en su implementación con sistemas de realidad aumentada.

Por otro lado, los avances en este campo también plantean cuestiones vitales sobre privacidad. Nuestros pensamientos son uno de los últimos refugios seguros que aún no han sido explotados por las grandes empresas de tecnología, que buscan en los datos una constante vía de monetización y control. "No podemos anticipar ni resolver todos los problemas éticos asociados con esta tecnología por nuestra cuenta", explica Mark Chevillet, director de investigación de Facebook Reality Labs. "Lo que sí podemos hacer es reconocer cuando la tecnología ha avanzado más allá de lo que la gente cree que es posible, y asegurarnos de que toda la información llegue a la comunidad. El diseño neuroético es uno de los pilares clave de nuestro programa: queremos ser transparentes para que la gente pueda contarnos sus preocupaciones sobre esta tecnología".