Los planes del príncipe de Arabia Saudí para la construcción de Neom, una ciudad-estado futurista

Los avances previstos para Neom incluyen robots de limpieza, arena que brilla en la oscuridad y una luna artificial para iluminar el cielo nocturno

por Ismael Marinero Medina /


Mohammed Bin Salman, el todopoderoso príncipe heredero de Arabia Saudí (implicado en el turbio asesinato del periodista Kashoggi), ha ordenado la construcción de Neom, una ciudad-estado futurista situada en el noroeste del país, donde el Mar Rojo se encuentra con Egipto, Israel y Jordania. Desde 2017, la familia real saudí ha estado trabajando con equipos de consultores estadounidenses para desarrollar su visión de una urbe cuya construcción costará una cifra estimada de más de 500.000 millones de dólares.

neom

Este será el aspecto nocturno de Neom según las primeras inforgrafías del proyecto (Neom) 

Neom tendrá robots de limpieza, taxis voladores y playas con arena que brilla en la oscuridad, según documentos confidenciales revelados por The Wall Street Journal. Una luna artificial iluminará el cielo todas las noches y una isla estilo Parque Jurásico permitirá a los visitantes interactuar con gigantescos dinosaurios animatrónicos. Otros robots, controlados por humanos, serán los protagonistas de espectaculares peleas convertidas en deporte nacional.

Enterrados en las 2.300 páginas de los documentos obtenidos por el WSJ, también hay una buena colección de detalles distópicos que lo acercan peligrosamente a un estado totalitario: la reubicación forzosa de las tribus beduinas locales que ahora habitan ese territorio o la permanente vigilancia gubernamental a través de drones y software de reconocimiento facial, además de un sistema judicial propio, ajeno a los tribunales saudíes. Entre otras cosas, se permitirá el consumo de alcohol, a diferencia de lo que sucede en el resto del país de religión musulmana.

RELACIONADO: Poniendo límites al 'Gran Hermano': el reconocimiento facial en el espacio público, en entredicho

La idea de Bin Salman es que el ahora yermo desierto que ocupará la ciudad, una superficie casi igual a toda Galicia, se convierta en tierra fértil gracias a la “siembra de nubes” (disparar partículas de polvo al aire para estimular la precipitaciones), una manera de enfriar la zona, solventar la sequía y permitir el cultivo de productos frescos. La construcción de un aeropuerto ya es una realidad, y los planes sitúan 2025 como objetivo para las primeras etapas de desarrollo de una urbe que aspira a convertirse en la nueva Dubái.

Otros de los planes incluidos en los documentos recabados por WSJ son escuelas de élite con hologramas ejerciendo de profesores, la mayor cantidad de restaurantes con estrellas Michelín del mundo y los trabajos mejor pagados del planeta. Por soñar, que no quede. También se incluyen varios detalles inquietantes, como la creación de clínicas de edición genética para mejorar la especie humana, tanto a nivel físico como intelectual. Los ingenieros también advierten, entre otras cosas, que no saben cómo cumplir con los deseos del príncipe heredero de tener arena que brille en la oscuridad sin poner en peligro la seguridad de los bañistas.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

"Neom está volcada con cosas visionarias, necesariamente orientadas al futuro", afirma Nadhmi al Nasr, Director Ejecutivo de la ciudad, en declaraciones al WSJ. "Estamos hablando de tecnología que está a la vanguardia y, en algunos casos, todavía aún en desarrollo". En cualquier caso, ya sea con avances reales o quimeras de ciencia ficción, la intención de los saudíes es la de competir con las capitales asiáticas más desarrolladas tecnológicamente, como Seúl, Singapur o Tokio, atraer inversión extranjera y mostrar la cara más amable y avanzada de un país sospechoso de cometer y auspiciar graves infracciones contra los derechos humanos.