El crecimiento de la economía española se frena por la caída de la inversión empresarial

El PIB se queda en el 0,5 por ciento en el segundo trimestre

por EFE /


El ritmo de crecimiento de la economía española se ha frenado al 0,5 % en el segundo trimestre, dos décimas menos respecto al avance del primer trimestre, por la caída de la inversión empresarial y la desaceleración del consumo, contrarrestadas en parte con la mejora del sector exterior. El empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, también se ha ralentizado y ha crecido el 0,4 %, tres décimas menos que en el trimestre anterior, de acuerdo con el avance de contabilidad nacional publicado este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Economía (EFE)

La desaceleración de la demanda interna no podrá ser totalmente compensada por la mejora de las exportaciones (EFE). 

El consumo de los hogares sigue siendo el sostén de la economía, aunque el aumento del 0,3 % registrado por esta partida fue una décima inferior al del trimestre anterior. La inversión ha caído un 0,2 % como consecuencia de la contracción del 2,5 % de la inversión empresarial (maquinaria, bienes de equipo, sistemas de armamento y recursos biológicos cultivados), mientras que la inversión en vivienda y construcción ha crecido el 1,3 %.

RELACIONADO: El gasto medio de los hogares españoles sube ligeramente aunque sigue en niveles previos a la crisis

Frente a la desaceleración de la demanda interna (consumo e inversión), la demanda externa ha mostrado un mayor dinamismo con un crecimiento de las exportaciones del 1,8 % y un avance de las importaciones del 1 %. La tasa interanual de crecimiento económico (2,3 %) refleja el cambio de patrón en la evolución de la economía, ya que la contribución de la demanda interna ha bajado de 2,2 a 1,6 puntos -la más baja desde el primer trimestre de 2014-, en tanto que la aportación de la demanda externa ha subido de 0,2 a 0,7 puntos.

Por ramas de actividad, la construcción ha registrado el mayor crecimiento trimestral (1,3 %), seguida del sector servicios (0,4 %) y la industria (0,3 %), si bien la industria manufacturera ha caído un 0,6 %, al igual que la agricultura, que ha bajado el 0,5 %.

RELACIONADO: El euríbor cerrará julio en nuevos mínimos históricos, cerca del -0,282 por ciento

En términos interanuales, el empleo ha crecido el 2,5 %, tres décimas menos que en el primer trimestre, lo que supone un incremento de 459.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año. La creación de empleo ha caído en el último año en la agricultura (1,9 %) y ha mantenido el ritmo de crecimiento en los servicios (2,8 %), mientras que se ha ralentizado en la construcción (5,9 %) y ha salido del estancamiento en la industria (0,7 %).

RELACIONADO: Más noticias de economía en 'Tu Otro Diario'

Para los analistas el menor crecimiento del segundo trimestre se enmarca dentro de la esperada desaceleración de la demanda interna, que no podrá ser totalmente compensada por la mejora de las exportaciones. El Consejo General de Economistas mantiene que la economía crecerá el 2,2 % en el conjunto del año, lo que coincide con la previsión del Gobierno, aunque ha revisado al alza el incremento de las exportaciones que prevé que sea del 2 % en 2019.

El analista de IG Markets Sergio Ávila ha explicado a EFE que siguen existiendo riesgos a la baja que pueden contener el consumo, la inversión y las exportaciones, como la falta de Gobierno y de Presupuestos en España o las tensiones comerciales en el ámbito exterior.

RELACIONADO: El FMI mejora la previsión de crecimiento para España

El servicio de estudios de Mapfre pronostica que el consumo de los hogares seguirá perdiendo tracción a medida que se agoten las ganancias de empleo, salarios reales y transferencias públicas, aunque prevé que el PIB crezca el 2,4 % en 2019 y que el mayor efecto de la desaceleración se note en 2020.