Dos guardias civiles ayudan a una mujer que se puso de parto camino del hospital en Valladolid

'Ha sido el servicio más bonito en 15 años de carrera', ha contado uno de los agentes

por Tu otro diario /


Dos agentes de la Guardia Civil han hecho esta semana uno de los servicios más excepcionales de su carrera y, en opinión de uno ellos, "el más bonito": ayudaron a una mujer que se encontraba de parto a dar a luz. Su marido se vio obligado a detener su coche en Medina de Rioseco, cuando iba de camino a un centro hospitalario en Valladolid, porque no parecía que fueran a poder llegar hasta allí. El bebé venía con prisa. Los dos guardias civiles acudieron alertados por una llamada y vieron que la mujer estaba de parto. La ayudaron a terminar y cuando el bebé nació, le realizaron un masaje y consiguieron así que rompiese a llorar, ya que estaba inusualmente quieto, según cuenta ABC.

Guardia Civil parto

Los agentes visitaron después a la madre y al bebé en el hospital. Ambos están bien (Guardia Civil).

Los servicios de emergencia dieron instrucciones a los dos agentes tanto para asistir en los momentos finales de parto como para ayudar a estabilizar al bebé tras su nacimiento. Controlaron las constantes vitales de los dos y los mantuvieron piel con piel y a la sombra hasta que llegó la ambulancia procedente del centro de salud de Medina de Rioseco y, tras comprobar que estaban bien, fueron trasladados a un hospital de la capital de provincia. "Nerviosos, emocionados, felices y con miedo", han confesado los dos agentes cuando se les pregunta por cómo estaban en el momento en que ocurrió todo.

Aseguran que fueron unos minutos "interminables" hasta que concluyó todo, sobre todo cuando comprobaron que el bebé no se movía. Su rápida actuación y apenas medio minuto de masaje bastó para que el pequeño reaccionase "y ya respiramos más tranquilos", han contado a ABC. Los padres están muy agradecidos y así se lo han hecho saber cuando los agentes han visitado a la familia en el hospital. "Sabes que tienes que mantener la mente fría y actuar con sentido común, dentro de tus conocimientos", cuenta el agente, que termina: "Al final nuestro cometido y servir y ayudar, así que estamos muy orgullosos de lo que hemos hecho".