Pedro Sánchez no logra ser investido presidente en segunda ronda... ¿y ahora qué?

Tras la fallida negociación de un Gobierno de coalición con Unidas Podemos, ahora se abre un nuevo escenario que podría llevar a otra investidura o a elecciones

por Tu otro diario /


El candidato socialista a ser investido presidente por el Congreso de los Diputados, Pedro Sánchez, no ha logrado superar la segunda votación, tras haber fracasado las negociaciones para la formación de un Gobierno de coalición con Unidas Podemos. Sánchez no ha obtenido más votos a favor que en contra en esta segunda ronda, en la que solo era necesaria mayoría simple, por lo que se abre un escenario nuevo con dos posibilidades. La primera sería que en un plazo de dos meses se produzca una nueva sesión de investidura en un plazo máximo de dos meses. La segunda conduciría a la disolución de las Cortes y a la repetición de elecciones, algo que ocurriría en noviembre.

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, durante el debate de investidura (Getty Images).

Pedro Sánchez recibió 155 'noes' (de Partido Popular, Ciudadanos, Vox, Navarra Suma y Coalición Canaria), 124 'síes' (Partido Socialista y Partido Regionalista de Cantabria) y 67 abstenciones (de Unidas Podemos y el resto de fuerzas minoritarias del Congreso de los Diputados). "Lamento constatar que persiste el bloqueo", ha dicho este jueves Pedro Sánchez al principio de su intervención ante la cámara baja, y ha explicado que lo siente por dos motivos: "el primero, porque no saldrá adelante un Gobierno que es importante que tenga ya España; y el segundo, por la oportunidad perdida de que una fuerza de izquierdas a la izquierda del PSOE entrase en el Gobierno de España".

RELACIONADO: Ya había fracasado en la primera votación, que fue el martes y en la que necesitaba mayoría absoluta

"Yo aspiro a presidir el Gobierno de España, pero no a cualquier precio ni cualquier Gobierno", ha subrayado el presidente en funciones, que ha dicho que él quería situar al frente de cada ministerio a personas capaces de gestionar el dinero de los españoles, y ha enumerado todas las propuestas del PSOE rechazadas por Unidas Podemos en la negociación, porque, según Sánchez, eran más importantes los nombres:  "Sigue sin entender que hace falta un Gobierno cohesionado, no dos gobiernos en un Gobierno, señor Iglesias", ha zanjado.

El líder de la oposición, Pablo Casado, ha anunciado en su intervención el voto en contra del Partido Popular y le ha dicho a Pedro Sánchez que debe "renunciar a hacer del separatismo un aliado prioritario" y le ha achacado que prefiere "seguir en su escapada, en su manual de resistencia ya que el manual de buen gobierno no tiene quien le escriba". Y ha concluido: " Su Gobierno sería una amenaza para el futuro". Por parte de Ciudadanos, que también votó no, Albert Rivera volvió a tachar a Sánchez y a sus aliados como una "banda" y se ha mostrado convencido de que, pese al "espectáculo" que se ha vivido estos días, España saldrá adelante. Santiago Abascal ha dicho que nunca apoyará a los socialistas porque su Gobierno pondría "en riesgo la unidad de España, la libertad de los españoles y la Patria" y, parafraseando de forma libre a Miguel de Unamuno, ha dicho: "Ni venceréis, ni convenceréis".

Pablo Iglesias durante su discurso ha afeado a Pedro Sánchez que hayan tratado de negociar "en 48 horas lo que no se ha querido negociar en 80 días". Ha repasado todas las renuncias de Unidas Podemos en la negociación de un Gobierno de coalición para terminar haciendo un último ofrecimiento in extremis: renunciar al Ministerio de Trabajo y quedarse con las competencias en políticas activas de empleo. "Aún estamos a tiempo de sacar adelante esta investidura. Si usted no acepta nuestra propuesta, le vuelvo a tender la mano. No lleve a los españoles a elecciones", ha concluido Iglesias, cuyo grupo se ha abstenido.

Gabriel Rufián, por parte de ERC, ha subrayado el gesto que su grupo iba a hacer para facilitar la abstención y se ha preguntado durante cuánto tiempo se arrepentirá la izquierda del desacuerdo entre PSOE y Unidas Podemos y ha aventurado que tal vez no vuelvan a hacer este esfuerzo de generosidad en una próxima investidura que pudiera producirse. Y por el PNV Aitor Esteban les ha afeado tanto a Sánchez como Iglesias que no hayan tenido altura política suficiente y que hayan aireado todos los detalles de la negociación y se ha ofrecido a ayudar y colaborar en la medida de sus posibilidades en el futuro.

Ahora se abre un nuevo escenario con dos posibilidades. Una es que el Rey abra una nueva ronda de consultas y presente nuevamente a un candidato para que se someta a la confianza del Congreso de los Diputados, algo que podría producirse previsiblemente en septiembre. La otra es que se renuncie a convocar una nueva sesión de investidura y se disuelvan las Cortes. En ese caso, habría una nueva convocatoria electoral que podría tener lugar en el mes de noviembre.