Elon Musk presenta Neuralink, un dispositivo capaz de conectar cerebro y ordenador

Se presenta como solución para pacientes con afecciones neurológicas graves y, en última instancia, como contribución a un futuro de 'cognición sobrehumana'

por Ismael Marinero Medina /


El fundador de Tesla, Elon Musk, no se conforma con liderar la innovación en el ámbito de los coches eléctricos. Su ambición futurista no conoce límites: además de promover adelantos tecnológicos como el Hyperloop o el turismo espacial a través de SpaceX, acaba de presentar los primeros prototipos de Neuralink, implantes que servirán para conectar el cerebro humano con los ordenadores.

Neuralink

El robot neuroquirúrgico que implanta los hilos de electrodos en el cerebro (Neuralink).

La tecnología detrás de Neuralink consiste en grupos de minúsculos y flexibles hilos de electrodos implantados en el cerebro humano por un robot neuroquirúrgico. Cada uno de estos hilos, más delgados que una décima parte del tamaño de un cabello humano, contiene 192 electrodos y son capaces de detectar y registrar las señales eléctricas que generan las neuronas en el cerebro.

RELACIONADO: Primer paso para utilizar la mente como "mando a distancia" y controlar la tecnología que nos rodea

Cada grupo de electrodos está encapsulado dentro de un pequeño dispositivo implantable que contiene chips inalámbricos personalizados. Los hilos se insertarían en el cerebro "con precisión micrométrica" mediante una pequeña aguja en el extremo del robot, que mide alrededor de 24 micras de diámetro. Esto podría apuntar a partes específicas del cerebro y evitaría así dañar vasos sanguíneos o zonas sensibles.

Como afirmó en una entrevista del New York Times el presidente de Neuralink, Max Hodak, actualmente la operación requeriría perforar pequeños agujeros en el cráneo del paciente para implantar los grupos de electrodos, aunque no se necesitarían puntos de sutura. En el futuro, los responsables de Neuralink esperan poder utilizar tecnología láser para perforar una serie de diminutos orificios que el paciente ni siquiera sentiría. "Tan seguro e indoloro como la cirugía ocular con láser", explicó Hodak.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Se pueden insertar hasta diez implantes en un hemisferio del cerebro. Estos se conectan a través de cables muy pequeños que se encuentran bajo el cuero cabelludo a una bobina conductora detrás de la oreja. Esta bobina se conecta de forma inalámbrica a través de la piel a un dispositivo portátil que la compañía llama Link, que contiene una radio Bluetooth y una batería. Controlado a través de una aplicación para smartphones, el Link puede utilizarse para realizar actualizaciones de software y corregir errores a través de Bluetooth, evitando así la necesidad de extraer o manipular el chip.

link

Link se coloca detrás de la oreja y permitirá actualizar el software de los implantes vía Bluetooth (Neuralink).

Mientras científicos chinos utilizan implantes cerebrales para controlar adicciones y otros se centran en desarrollar técnicas no invasivas para controlar dispositivos externos, el objetivo de Neuralink es utilizar su tecnología para entender y tratar diferentes trastornos relacionados con el cerebro y la columna vertebral. Por ejemplo, personas que sufran de algún tipo de parálisis podrían utilizar el dispositivo implantado para controlar ordenadores o teléfonos móviles con el pensamiento. Pero Musk va más allá, y también ve Neuralink como un medio para mejorar el cerebro, dando a los humanos la opción de lograr una simbiosis con la Inteligencia Artificial. Esto podría conducir, eventualmente, a un futuro de "cognición sobrehumana".

Tras el éxito del implante en los ensayos clínicos con monos, Musk y su equipo esperan poder probar el sistema en un paciente humano antes de 2021