La fiebre desatada por FaceApp, la aplicación que te 'hace envejecer'... y pone en riesgo tus datos

La aplicación se está haciendo enormemente viral, pero cuidado: plantea serios problemas de privacidad

por Ismael Marinero Medina /


En apenas 24 horas, FaceApp está en boca de todo el mundo. Las redes sociales se han encargado de difundir miles de fotografías modificadas por la aplicación que muestran cómo seremos cuando lleguemos a la vejez. Se trata del último caso en el que una app aparentemente inocente, descargada y usada por millones de usuarios a nivel global, se convierte en un 'caballo de Troya' para un desarrollador deliberadamente ambiguo con sus políticas de privacidad. Un riesgo que conviene tener muy en cuenta.

faceapp

FaceApp utiliza Inteligencia Artificial para modificar tu rostro (FaceApp).

FaceApp, creada por el estudio ruso Wireless Lab en 2017, ya se convirtió en viral hace dos años, sobre todo en Estados Unidos. Ahora, con una actualización que mejora sus prestaciones e incluye nuevos filtros, se ha convertido en una de esas modas virales que tan pronto llegan como se van. En el proceso, los datos y el rostro de sus usuarios quedan expuestos a prácticas cuando menos sospechosas.

Pero, ¿en qué consiste realmente y cómo funciona? FaceApp es una aplicación diseñada para modificar tu cara. Puede cambiar tu apariencia para que parezcas más masculino o femenino, llenarte de arrugas y ponerte el pelo blanco o hacer que parezcas más joven. Hazte una foto con una expresión neutra y te mostrará sonriendo. Es una aplicación que parece creada para complacer a aquellos que quieren jugar con su propio rostro.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

A diferencia de Snapchat y otras aplicaciones similares, que utilizan filtros que se alejan del fotorrealismo, FaceApp utiliza redes neuronales para ofrecer resultados que oscilan entre lo inquietante y lo divertido. Pero la risa puede convertirse en llanto si leemos atentamente sus políticas de privacidad y los permisos que exige para ser instalada y funcionar correctamente.

Siempre que estés pensando en instalar una aplicación viral, debes tener en cuenta todos los datos y permisos que estás concediendo. Sobre todo en casos como el de FaceApp, que capturan, analizan y procesan fotos de tu cara, que puede acabar formando parte de una base de datos en algún lugar remoto o ser utilizada para entrenar algoritmos de reconocimiento facial.

Al aceptar los términos y condiciones de servicio, algo que muchas veces hacemos de manera automática, estamos dando permiso para que FaceApp recopile en la nube todas las fotos que hacemos a través de la aplicación. Además, también almacena los datos que permiten identificar nuestro teléfono, junto con las cookies, los archivos de registro, la ubicación y el uso de otras aplicaciones. Al ser una empresa rusa sin sede en la Unión Europea, los datos no están cubiertos por ningún régimen de protección legal eficaz: pueden ser compartidos con terceros con fines comerciales y conservados indefinidamente por Wireless Labs, que no tienen ninguna obligación de decirnos con quién los comparte ni con qué fin.

RELACIONADO: Cómo utilizar un altavoz inteligente y proteger tu privacidad

Si los datos de FaceApp caen en las manos equivocadas, pueden ser utilizados para construir un completo perfil de tu comportamiento online. Tus fotos y el código de identificación de tu teléfono pueden vincularse fácilmente a tus intereses. Al compartir las cookies de tu dispositivo, también pueden mapear tus búsquedas y tu historial de navegación, algo que podría servir, en último extremo, para robarte la identidad.

Las suspicacias levantadas por FaceApp, según advierten los expertos en ciberseguridad, deberían servir para replantearnos qué apps instalamos en nuestros móviles o para instalar aquellas que nos ayuden a proteger nuestros datos. Sin darnos cuenta, podemos estar arriesgando nuestra privacidad con tal de participar en la última moda viral, aceptando unos términos y condiciones de servicio abusivos.