¿Pulseras deportivas o smartwatch?

¿Cuál es la que más te conviene?

por Juan Antonio Marín /


El mercado de los smartwatches o relojes inteligentes, está creciendo a un ritmo vertigionso. Paralelamente, el de las pulseras de actividad están también viviendo una época dorada. Prácticamente todas las grandes tecnológicas tienen ya uno de estos dos dispositivos en la lista de sus productos más vendidos y con tantas opciones es complicado decidirse por cuál es la que más conviene. ¿Cuáles son los más recomendables para cada persona? En este artículo trataremos de dar respuesta a estas preguntas y servir de guía para elegir el que más te convenga.

smartwatch-reloj-pulsera-inteligente

Usuario de un smartwacth (Unsplash).

La vorágine de lo conectado lleva a muchos usuarios a elegir dispositivos que les acompañen en su día a día, aún más que el teléfono móvil o la tablet y que monitoricen su actividad o sus progresos deportivos. Así es como funcionan estos gadgets que ocupan un lugar privilegiado: la muñeca.

Pulseras de actividad

Las pulseras de actividad son más económicas que los smartwatches y están pensadas para ser mucho menos ‘inteligentes’. La mayoría de estos dispositivos disponen de una pantalla reducida que muestra poca información y están más centrados, como su propio nombre indica, en medir la actividad física del usuario.

La mayoría pueden monitorizar todo tipo de actividad, e incluso son acuáticas para las personas que deciden entrenar practicando natación en la piscina. Además, suelen incoporar sistemas de medición de sueño o descanso y algunas también permiten recibir notificaciones móviles. Su precio también es más asequible, ya que no incoporan tanta tecnología (ni diseño como los smartwatches).

Smartwacthes

Por el contrario, el concepto del smartwatch está fuertemente centrado en el diseño, e incluso, en la moda. Es fácil encontrar modelos que imitan la esfera redonda de los relojes tradicionales, como el Moto 360 de Motorola o el Samsung Galaxy Watch Active, mientras que Apple se alía con marcas como Nike o Hermès y personaliza sus correas para adaptarlas a todo tipo de usuarios.

Pero al margen de la estética, estos dispositivos incorporan procesadores más potentes e incluso memoria de almacenamiento para poder guardar aplicaciones, fotografías o audios e incluso canciones para poder reproducir durante la práctica deportiva.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Aquí es donde radica la diferencia más clara entre estos dos tipos de dispositivos, dado que los smartwacthes permiten llevar a cabo muchas más acciones que las pulseras de actividad, como consultar el correo, mandar notas de voz, contestar llamadas telefónicas o reproducir música durante el entrenamiento

¿Cuál te conviene?

Para la mayoría de usuarios, las funciones de una pulsera de actividad pueden ser más que sufientes, sobre todo si lo que se desea es monitorizar la actividad, ya sea de sueño o deportiva, sin necesidad de disponer de un dispositivo más. Además, su batería es más duradera, al tener que gastar menos energía, lo que supone una preocupación menos a la hora de cargarlo.

El caso de los smartwatches es para los usuarios que quieran estar a la última en tecnología, y en diseño, aportando así (por un precio más elevado) la posibilidad de hacer más cosas con su reloj e incluso usarlo para mejorar su productividad en el trabajo y el deporte.