Las multas más frecuentes del verano: conducir con chanclas, sin camiseta o beber agua

Hay gestos que muchos conductores consideran normales cuando, en realidad, pueden acarrear multas de cientos de euros como. Estos son los más frecuentes del verano

por Elena S. Bartolomé /


Conducir con chanclas, 200 euros. Beber agua mientras estás al volante, 100 euros. Apoyar el codo en la ventanilla, 80 euros. Estas son algunas de las multas que se repiten con más frecuencia en verano y que pueden estropear las vacaciones a cualquiera. Lo cierto es que en la época estival aumenta el número de desplazamientos y estas actitudes que se salen fuera de la norma, lógicamente, se disparan. Es más, hay gestos que muchos conductores no consideran graves y pueden ser objeto de sanción.

Multasverano1

Algunas multas se reproducen con más frecuencia en verano (Gtres).

Y es que por mucho que en verano tengamos menos preocupaciones y estemos más relajados, no podemos olvidar que las multas no se cogen vacaciones. Toma nota de las más frecuentes para evitar sorpresas inesperadas.

Las multas más frecuentes del verano

No hay leyes concretas que prohíban conducir con chancletas, beber agua al volante o ir sin camiseta. Sin embargo, el Reglamento General de Circulación (RGC) cuenta con algunos artículos que sí regulan las sanciones relacionadas con el control del coche o la libertad de movimientos del conductor.

El Artículo 17 contiene todo lo relacionado con el control del vehículo mientras que el 18 alude a diferentes responsabilidades del conductor como la libertad de movimientos, el campo de visión, la atención permanente a la conducción, la seguridad (la suya propia, la de sus acompañantes y la del resto de usuarios), la posición a la hora de conducir o la ubicación de los objetos o animales que pueda transportar, entre otros. No aplicar estas normas puede tener las siguientes consecuencias.

Multasverano2

Conducir descalzo o con chanclas impide tener el control del coche (Gtres).

Conducir con chanclas

Ponerse al volante sin calzado o con uno inadecuado como unas chanclas o unos zapatos de tacón puede ser la causa de sanciones que llegan hasta los 200 euros sin pérdida de puntos.

¿Por qué? El conductor no tiene el total control del vehículo.

Conducir sin camiseta

Si se considera que la vestimenta o la ausencia de ella limita los movimientos o reduce la seguridad del conductor, puede llevarse una multa de hasta 200 euros. Eso sí, siempre y cuando la multa esté motivada y el riesgo argumentado.

¿Por qué? En caso de accidente, no llevar camiseta puede agravar las consecuencias del mismo.

Sacar el codo por la ventanilla

En verano (y gran parte del año) hay un gesto muy frecuente que repiten muchos conductores: bajar la ventanilla y apoyar el codo. Esta acción puede ser castigada con una sanción económica de 80 euros.

¿Por qué? No está permitido sacar el brazo o una parte de él por fuera del coche, algo que también se aplica a la mano.

Multasverano3

Si el conductor necesita comer o beber, debe detenerse (Gtres).

Apoyar los pies en el salpicadero

Una foto típica de esta época, que está muy presente en las redes sociales, es la de unos pies apoyados en el salpicadero o en la guantera (con calzado o sin él). Por muy bonita que quede en los diferentes perfiles, hay que tener presente que es un gesto muy peligroso que puede acarrear un multa de hasta 100 euros.

¿Por qué? En caso de accidente tanto la posición de la persona como el airbag pueden provocar severas lesiones. Además, también se puede producir el ‘efecto submarino’: la persona saldría despedida por debajo del cinturón.

Comer y beber

En verano, con las altas temperaturas, hay que hidratarse con frecuencia, pero hacerlo mientras se conduce puede ser sancionado con una multa de hasta 100 euros. Y lo mismo pasa con la comida.

¿Por qué? El reglamento considera que estas dos acciones son distracciones y reducen la atención del conductor en su conducción. Al mismo tiempo, recomiendan parar para llevarlas a cabo.

RELACIONADO: Llega el verano y así debes preparar (y revisar) tu coche para evitar sorpresas desagradables

Utilizar el GPS

El estío es un momento del año marcado por las pequeñas escapadas y los grandes viajes. Muchas veces el conductor no sabe cómo llegar hasta su destino o desconoce cuál es la mejor ruta y recurre a un GPS. Es lo normal. Eso sí, mientras conduce tiene prohibido manejarlo. Contradecir esta norma le puede suponer una multa de 200 euros y 3 puntos menos en el carnet. Además, si limita su visibilidad puede recibir el mismo castigo.

¿Por qué? Resta eficacia a los sentidos y como en el caso anterior, reduce la atención del conductor y puede dificultar su visión.

Música

Las noches de verano invitan a socializar (aún más) con los amigos, muchas veces hasta altas horas de la madrugada. Citas en las que la música suele estar presente y lo cierto es que hay que tener precaución con el volumen porque pasarse está castigado con multas que van de los 80 a los 100 euros y que pueden llegar, incluso, a los 2.400.

¿Por qué? Se trata de áreas residenciales o zonas especiales como los hospitales y sus alrededores en las que hay que respetar el descanso de los vecinos y pacientes.