Primeras palabras de la víctima de 'La Manada' tras el veredicto del Supremo que eleva las penas a los condenados

La joven ha enviado una emotiva carta a Ana Rosa Quintana en la que cuenta cómo ha acogido la noticia y cómo es su día a día

por Tu otro diario /


El Tribunal Supremo enmendó la plana a la Audiencia de Navarra y al Tribunal Superior de Justicia de esta comunidad al elevar de 9 a 15 años (17 para el que robó el móvil de la víctima) a los cinco jóvenes sevillanos integrantes de 'La Manada', por una agresión sexual que se produjo durante los Sanfermines de 2016. Todos han ingresado ya en prisión y la víctima ha hecho públicas sus primeras palabras tras el veredicto, con una carta dirigida a la presentadora Ana Rosa Quintana. En ella, habla sobre cómo ha acogido la noticia y sobre cómo es su día a día. La joven, que tenía 18 años cuando se produjeron los hechos, ya había escrito a Ana Rosa en junio de 2018 para lanzar un contundente mensaje: "Denunciad, no os quedéis calladas". 

Protesta Manada

La sentencia inicial provocó una oleada de protestas por todo el país (Cordon Press).

"Buenos días. Tras casi tres años este proceso por fin se ha terminado. Ha sido largo, intenso y, sobre todo, agotador. Lo peor no fue la situación vivida, sino todo lo que vino después. Pero, llegado este momento, puedo asegurar que valió la pena y poco a poco voy recuperando el timón de mi vida". Así arranca la carta que ha remitido la joven madrileña, cuya abogada Teresa Hermida ha dicho que la joven no puede alegrarse por la sentencia, pero sí sentir cierto alivio. "Ella ha tenido y sigue teniendo miedo", ha confesado.

RELACIONADO: En su primera carta, la víctima lanzó un contundente mensaje que ha repetido ahora

La joven madrileña agradece a todas las personas que la ayudaron desde el primer momento: a la pareja que la encontró, al abogado que la atendió aquel 7 de julio de 2016, al juez de instrucción "que nunca dudó de mí", a Pamplona y a Navarra "que con todo su empeño han hecho que alguna vez pueda volver", apunta, y también a las asociaciones y personas que "llevaron esto a la calle formando un eco por todos los rincones de España". "Gracias por no haberme dejado sola", escribe.

Manada

Los cinco integrantes del grupo, al acudir al juzgado de Sevilla donde debían comparecer tres veces por semana antes de entrar en prisión tras el veredicto del Supremo (Europa Press). 

"Os estaré eternamente agradecida, pero yo no soy ninguna heroína, la fuerza para continuar, muchas veces me la ha dado todo el calor y el apoyo que he sentido en este camino", subraya. "No podemos olvidar que la lucha debe seguir y debemos ser el cambio que queremos en la sociedad, ya que esto le ha supuesto la vida a muchas compañeras. Recordad, contadlo, no les dejéis ganar a ellos".

RELACIONADO: Más noticias sobre este complejo caso que generó una enorme controversia y movilizó a la sociedad española

Su abogada ha revelado que, ante la presión enorme que hubo sobre ella, la joven decidió marcharse temporalmente de España para poder estar más tranquila y ha explicado que los padres lo han sufrido todo "igual que ella", aunque, lógicamente, no estuvieron en aquel habitáculo donde la encerraron los cinco jóvenes condenados. Especialmente mal lo ha llevado el padre de la joven, ha dicho, ya que la madre en este caso lo ha llevado con más entereza.