Los juegos suponen el 33 por ciento de todas las descargas de aplicaciones

Los videojuegos diseñados para dispositivos móviles crecen a un ritmo vertiginoso, tanto en número y recaudación como en tiempo de uso

por Ismael Marinero /


Hasta no hace mucho, los videojuegos eran considerados como algo minoritario, casi exclusivo de las generaciones jóvenes. Pero las cosas están cambiando en los últimos años, en gran medida debido a la proliferación de los smartphones y otros dispositivos móviles. Gracias a un informe de App Annie, ineludible referencia en la materia, ahora podemos cuantificar más fácilmente el crecimiento de una industria que no parece tener techo y que en 2018 supuso el 74 por ciento del gasto total en aplicaciones a nivel mundial.

Pokémon Go

Pokémon Go ha creado escuela y sigue siendo uno de los juegos más rentables (Getty Images).

Según el informe The State of Mobile Games & Beyond, en el mercado de las aplicaciones para móviles los juegos representan el 10 por ciento del tiempo total que los usuarios emplean en utilizar el móvil. Puede parecer una cifra escasa, pero hay que tener en cuenta el hecho de que compite con apps de uso frecuente como Facebook, WhatsApp, Twitter o Netflix, y que, probablemente, ese porcentaje seguirá creciendo en los próximos años.

RELACIONADO: Más noticias sobre Videojuegos

En cuanto a las cifras de descargas, los juegos para móviles representaron el 33 por ciento de todas las aplicaciones descargadas en 2018 y se espera que esa cifra aumente hasta el 60 por ciento este año. App Annie desglosa las cifras, que arrojan otros resultados sorprendentes: sólo el 5 por ciento de los ingresos de los juegos móviles provienen de la compra directa. El restante 95 por ciento corresponde a las compras dentro del juego, lo que demuestra el éxito de modelos de negocio gratuitos que ofrecen juegos como PUBG Mobile, el que más ingresos genera a día de hoy. Son los conocidos como free-to-play o freemium, que ofrecen a sus usuarios cajas de botín aleatorias, aumento de experiencia, aspectos de avatar y otro tipo de ventajas previo pago.

También merece la pena estudiar la ampliación del rango de edad de los jugadores. Esto se debe a que casi cualquier terminal permite descargar y jugar con facilidad a miles de juegos, sin necesidad de largas curvas de aprendizaje o un hardware específico y de alta gama. En 2018, la gran mayoría de los jugadores tenían más de 25 años, con la única excepción de China, donde la cantidad de jugadores de entre 16 y 24 años y los de más de 25 años era casi la misma.

RELACIONADO: El 43 por ciento de los jugadores de videojuegos en 2019 son mujeres

Otro de los motivos del crecimiento es que cada vez hay más donde elegir y las principales desarrolladoras de videojuegos inundan el mercado con nuevos géneros de éxito como los battle royale. Más de 1,6 millones de juegos llegaron a Google Play a lo largo de 2018, mientras 1,1 millones llenaban la App Store de iOS. Google se queda así con la mayor parte de las descargas, pero Apple lidera la monetización, con el 64% del dinero gastado en juegos para móvil a nivel global. Es decir, Android tiene el potencial para llegar a más consumidores, pero los que poseen un iPhone parecen tener mayor disposición a pagar por jugar.

No se puede saber a ciencia cierta si los juegos móviles continuarán creciendo en los próximos años, sobre todo a medida que plataformas bajo suscripción como Stadia vayan ganando terreno, pero sin duda son uno de los ejes fundamentales sobre los que pivota la industria de los videojuegos a día de hoy. El informe de App Annie es concluyente al respecto: los ingresos de los juegos para móviles son un 20 por ciento superiores a los de las consolas y el PC combinados.