Es hora de cambiar las ruedas de tu coche: pistas para reconocer que están desgastadas

Muchos conductores no saben reconocer las señales que les mandan sus neumáticos cuando están desgastados y necesitan un cambio. Te contamos cómo reconocerlas

por Elena S. Bartolomé /


Una multa de 200 euros. Esa es la sanción que las autoridades pueden poner a un conductor por circular con los neumáticos desgastados por debajo de lo establecido en la ley. Y no solo eso: esa cantidad es unitaria y en función de la gravedad, el coche puede llegar a ser inmovilizado. Son muchos los conductores que no son conscientes del estado de sus ruedas o que, simplemente, no saben cómo reconocer que han dejado de ser válidas para circular. Teniendo en cuenta la multa y, sobre todo, la falta de seguridad, te explicamos cómo reconocer las señales que te mandan las ruedas de tu coche cuando se desgastan para poder cambiarlas a tiempo.

cambiarrueda1

Circular con las ruedas gastadas puede suponer una multa de 200 euros por unidad (Gtres).


¿Qué dice la ley sobre los neumáticos de un coche?

En el Reglamento General de Vehículos (26 de enero de 1999) el anexo VII es el encargado de regular toda la normativa sobre las ruedas de los coches. Lo hace basándose en seis puntos que establecen las normas que legislan los elementos de los neumáticos:

  • Dimensiones y características
  • Profundidad mínima de dibujo
  • Indicadores de desgaste
  • Condiciones mínimas de uso de los neumáticos
  • Neumáticos especiales
  • Presión de inflado

¿Cuánto duran las ruedas de un coche?

La vida útil de las ruedas de un coche depende de varios factores: la forma de conducir, el mantenimiento del coche, la fabricación de los neumáticos y el número de kilómetros que han recorrido. Los dos primeros dependen directamente del conductor, pero sobre los dos últimos mucho no podemos hacer además de seguir las indicaciones de las autoridades competentes.

Edad: según la DGT, los neumáticos duran 5 años aproximadamente y pasado este tiempo recomiendan aumentar la vigilancia sobre ellos revisándolos una vez al año para evaluar si es posible seguir circulando. Al hilo de esto, conviene tener presente que 10 años después de su fabricación se considera que las ruedas han caducado y ya no son aptas para circular con ellos.

Distancia: sobre la distancia máxima que deben acumular los neumáticos también se ha pronunciado la DGT, que recomienda cambiarlos cuando hayan superado los 40.000 kilómetros contando la distancia acumulada.

cambiarrueda2

La DGT recomienda cambiar las ruedas cuando tengan 40.000 kilómetros (Gtres).


Cómo saber si tienes que cambiar las ruedas de tu coche

El nivel de desgaste: la primera señal es la más evidente, pero son muchos los conductores que no son conscientes de ella. Comprobarlo es algo muy sencillo: basta con observar el grosor de la banda de rodadura de la rueda y si está por debajo de 1,6 mm (el mínimo establecido por ley) es hora de cambiarlas. Eso sí, lo más aconsejable es no llegar a ese límite y renovarlas cuando ese ancho sea de 2 mm.

¿Cómo se puede medir? De dos maneras. Con un medidor de profundidad o con algo más casero y que es normal tener a mano: una moneda de uno o dos euros. La primera es más adecuada para las ruedas de verano y la segunda es recomendable para las de invierno: si se ven las estrellas del borde, hay que cambiarlas.

Eso sí, el desgaste de la banda de rodadura no es la única señal de que las ruedas necesitan un cambio. Éstas también cuentan con unos testigos de desgaste (unos tacos pequeños que tienen el mismo grosor, 1,6 mm, y que están en medio de las ranuras del dibujo) y unos testigos numéricos, que también están ubicados en las bandas de rodadura y van apareciendo según se van desgastando los neumáticos.

cambiarrueda3

Hay pinchazos que se pueden arreglar y otros que necesitan una sustitución (Gtres).

Un pinchazo: otro indicador de que las ruedas necesitan un cambio son los pinchazos porque en función del daño, algunos podrán arreglarse sin necesidad de sustituir el neumático y otros serán irreparables. Distinguir unos de otros no es difícil: los que tengan lugar en el flanco o la banda de rodadura y superen los 0,64 centímetros no se podrán restaurar. Lo mismo sucederá con las ruedas que se pinchen y estén desgastadas por debajo de 1,6 mm.

Defectos y daños: la tercera manifestación de que es hora de comprar neumáticos nuevos para tu coche es la aparición de bultos, ampollas o pequeñas roturas en el flanco. A la hora de hacer algunas maniobras, a veces el coche choca contra elementos duros, como los bordillos o los baches, o contra elementos puntiagudos. Estas acciones pueden hacer que la goma se despegue, que baje la presión de la rueda causando asperezas en las gomas interiores o que se creen desgarros.

La falta de mantenimiento: el último síntoma que nos puede avisar de que la vida útil de las ruedas está llegando a su final es el deterioro por la falta de mantenimiento. Evidentemente, los neumáticos se desgastan debido al uso pero cuando esto se produce de forma anómala en el centro y en los bordes de la goma es que algo no funciona correctamente. Por ello, conviene estar atento a estas señales:

  • Desgaste en un borde: la rueda está desequilibrada o mal alineada
  • Desgaste en ambos bordes: está mal infladas
  • Desgaste en el centro: está demasiada inflada