El ransomware, programas maliciosos capaces de secuestrar ordenadores y paralizar ciudades enteras

La ciudad de Baltimore y el sistema judicial de Filadelfia, últimas víctimas de los hackers

por Ismael Marinero /


El ransomware, un tipo de programa dañino que restringe el acceso o cifra determinados archivos del equipo infectado, permite a los hackers pedir un rescate (generalmente en criptomonedas) a cambio de devolver el control a la víctima del ciberataque. Los virus Wannacry y SamSam, diseñados para atacar especialmente a grandes empresas, alcanzaron una escala global y provocaron pérdidas por valor de cientos de millones de euros. Ahora llegan sus sucesores, ransomwares capaces de paralizar la ciudad de Baltimore al completo y el sistema judicial de Filadelfia.

WannaCry

Empresas de ciberseguridad luchan por revertir el cifrado de archivos provocado por el ransomware (Getty Images)

Desde el 21 de mayo, los sistemas de archivo de documentos, servidores de correo electrónico y la página web del Tribunal Civil de Filadelfia fueron desconectados como medida de precaución. Eso ha impedido realizar cualquier registro electrónico, obligando a abogados, funcionarios y ciudadanos de a pie a recurrir al papeleo presentado en persona.

RELACIONADO: El portátil más infectado del mundo sale a subasta... ¡y se vende por una suma millonaria!

Los tribunales han atribuido el problema a programas maliciosos descubiertos en "un número limitado" de ordenadores, que ha llevado a la suspensión de todo el sistema informático para evitar contagios. De momento, lo poco que se sabe es que el ayuntamiento ha contratado a una empresa de ciberseguridad para investigar e intentar solventar el problema. Mientras tanto, en los juzgados se forman cada día largas colas y se acumula el papel en los despachos, sin un horizonte claro para la vuelta a la normalidad. Todavía no hay pistas que señalen quién está detrás del ciberataque, pero es posible que el objetivo sea infiltrarse en las grietas del sistema para obtener información privilegiada.

Baltimore, secuestrada por los hackers

A 120 kilómetros de allí, la ciudad portuaria de Baltimore (Maryland), todavía está recuperándose de la acción de RobbinHood. El 7 de mayo, los sistemas informáticos del gobierno de la ciudad se vieron infectados por este agresivo ransomware, que encriptaba los datos de los discos duros para evitar el acceso. Cada ordenador afectado por el ataque exigía un pago de 13 bitcoins (más de 100.000 euros a día de hoy) para que los usuarios pudieran recuperar el control de sus archivos. Según varios medios, el FBI aconsejó específicamente al alcalde de la ciudad, Bernard Young, que no pagara el rescate, ya que no reduciría el coste de la inversión necesaria en ciberseguridad.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Servicios esenciales como la policía, los bomberos y las ambulancias han permanecido operativos a pesar de verse afectados, pero el ataque ha tenido mayor impacto en hospitales, fábricas que producen vacunas, aeropuertos y cajeros automáticos. A principios de junio, el alcalde afirmó: "Baltimore está de nuevo abierto a los negocios", aunque muchos departamentos municipales todavía tienen problemas para volver a funcionar al cien por cien.

Por ejemplo, el sistema público de facturación de agua de la ciudad está desconectado, por lo que los residentes pueden tener que hacer frente a facturas de agua más elevadas de lo habitual. Además, las multas de tráfico sólo pueden pagarse en metálico. En total, Young estimó que las consecuencias del ataque le costarían a Baltimore 10 millones de dólares, que se sumarían a los 8 millones perdidos mientras el ayuntamiento no podía procesar los pagos. Esta cifra podría aumentar con la factura de los expertos en ciberseguridad que deben contratar para reforzar sus sistemas frente a futuras amenazas.