Primeras imágenes del Pixel 4 de Google: un cambio de rumbo que lo acerca al iPhone

El gigante tecnológico desvela en Twitter la primera imagen de uno de los smartphones más esperados del año

por Ismael Marinero /


Desde su lanzamiento en 2016, los teléfonos Pixel de Google, sucesores de los Nexus, intentan convertirse en uno de los más serios competidores de los smartphones de Samsung y Apple. Tras la reciente salida al mercado de sus versiones 'baratas' -Pixel 3a y Pixel 3a XL, móviles de gama alta a precio muy competitivo y con una de las mejores cámaras del mercado-, varios medios han filtrado supuestos diseños y han especulado acerca de las características del esperado Pixel 4. En un movimiento inédito hasta la fecha, la propia compañía de Mountain View ha desvelado una imagen del nuevo modelo que despeja varias incógnitas.

google-pixel-4

La primera imagen del próximo Pixel 4, compartida por Google en Twitter (Google).

La foto que Google ha compartido en la cuenta de Twitter oficial @madebygoogle muestra lo que parecen ser dos cámaras traseras, un flash dual y un sensor TOF (para mejorar el modo retrato) integrados en un módulo cuadrado en la parte superior izquierda del Pixel 4. Eso supone un paso adelante en cuanto diseños anteriores, ya que Google siempre había apostado por una única cámara. De alguna manera, sigue el camino marcado por la competencia, con ciertas similitudes con el diseño que se espera del iPhone XI.

La otra gran novedad es que la parte trasera del Pixel 4 no contará con sensor de huellas dactilares. Y eso abre tres posibilidades: que el sensor pase a un lateral, que esté integrado en la propia pantalla, como en los móviles Oppo, o que el reconocimiento facial sea el modo por defecto para desbloquear el terminal… como en el iPhone.

Si de lo que se trata es de imitar a Apple, la filtración de Google es, cuanto menos, sorprendente. Porque la compañía que actualmente dirige Tim Cook siempre se ha protegido contra las filtraciones, dilatando lo máximo posible cualquier detalle de sus nuevos modelos hasta diez días antes de su puesta a la venta en todo el mundo. Al promocionar una nueva iteración de su buque insignia, que no saldrá hasta dentro de varios meses y contará con funciones y características avanzadas, Google parece desanimar a los clientes potencialmente interesados en comprar el Pixel 3, que todavía debería competir por aumentar su cuota de mercado.

Es lo que se conoce como efecto Osborne (clientes que cancelan o aplazan la compra de un elemento de hardware porque pronto quedará obsoleto) y demuestra que a Google no le interesan tanto las ventas de sus smartphones, todavía muy lejos de las cifras de la competencia, como la plataforma que supone el ecosistema Android, el verdadero caballo de batalla de la compañía.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

El anuncio del lanzamiento, si nos basamos en la estrategia de márketing utilizada con anterioridad, correspondería a octubre y es probable que Google aproveche la oportunidad para lanzar otros productos, como el esperado Pixel Watch. De confirmarse esta hipótesis, es posible que el Pixel 4 y el Pixel 4 XL lleguen a las tiendas a principios de noviembre.

Desde el punto de vista del coste de los terminales, cada nueva generación de Pixel ha ido aumentando considerablemente el precio de venta al público. Con las características adicionales ahora incluidas y el énfasis general en un ajuste y acabado premium, el nuevo modelo puede ser el primer terminal de Google en romper la barrera de los 1.000 euros. Tendremos que esperar para saber si semejante cantidad está justificada, aunque ellos avisan en el tuit: "bien, dado que parece haber cierto interés, vamos allá. Espera hasta que veas lo que puede hacer #Pixel4".