Vuelven los 'tamagotchis', las mascotas virtuales que arrasaron en los años 90

Bandai lanza Tamagotchi On, una nueva versión de su mascota virtual, más conectada y a todo color

por Ismael Marinero /


A finales de los años 90 del siglo pasado, una plaga inundó colegios y cuartos de niños… y no tan niños. Eran unos pequeños y coloridos huevos de plástico en los que "habitaba" una mascota virtual procedente de un planeta lejano. La única manera de interactuar con ellos era a través de una pantalla monocromática y tres simples botones. Ahora, cuando se cumplen 23 años de su primer lanzamiento y con más de 82 millones de unidades vendidas a nivel mundial de todas sus versiones, Bandai pretende revivir la fiebre con Tamagotchi On, que añade nuevas posibilidades y una pantalla a todo color.

tamagotchi-on

Así será el nuevo producto de la marca japonesa Bandai (Bandai)

Al igual que el juguete original, Tamagotchi On permitirá a los usuarios criar a una mascota virtual procedente del espacio exterior a partir de la eclosión de un huevo. Tendremos que alimentarla, cuidarla, jugar con ella, bañarla, curarla si se pone enferma… Las novedades están en la conexión de nuestro Tamagotchi a través de Bluetooth con una app para dispositivos móviles, que permitirá a los usuarios acceder a eventos y juegos de temporada y ganar así los "Gotchi Points", necesarios para conseguir mejoras y facilidades, como poder dejarlo en un hotel si no podemos cuidar de él durante un tiempo. Sin embargo, su diseño retro también ofrece algo diferente a lo habitual. El dispositivo de plástico funciona con pilas AAA, no necesita Wi-Fi para funcionar y tiene pantalla, pero no es táctil.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

La idea es que la app también permita chatear con amigos (función restringida para mayores de edad), intercambiar regalos y encontrarle pareja a nuestro Tamagotchi, con el objetivo de que se case y pueda criar a una nueva generación de mascotas virtuales. Tampoco faltará la conexión por infrarrojos, para que varios jugadores puedan conectar e interaccionar con sus mascotas en persona.

En cuatro llamativos colores y con un diseño que no olvida sus orígenes, el Tamagotchi On se pondrá a la venta en España a partir del 15 de agosto, a un precio bastante más elevado que el original. Si en 1997 se vendía por unas 3.000 pesetas (15 euros), el nuevo invento de Bandai no bajará de los 50 euros. Pero es que el principal mercado al que se dirige Bandai es a los adultos nostálgicos de aquella época, sin desdeñar la posibilidad de seducir a una nueva generación de niños más acostumbrados a la interacción con pantallas de todo tipo.

RELACIONADO: Más noticias sobre videojuegos

Todavía hay sociólogos que estudian el fenómeno suscitado por los primeros Tamagotchi, que se convirtieron en una obsesión para millones de personas en Japón, Estados Unidos y Europa, los tres mercados en los que Bandai arrasó con la mascota virtual creada por Aki Maita. La sencillez fue clave en la rápida extensión de la "epidemia": el huevo eclosionaba y había que atender las necesidades del recién nacido durante al menos 28 días, en los que cada paso era crucial para que la criatura estuviera sana y sobreviviera. Era rejugable hasta el infinito, pero muchos recuerdan todavía la impresión que sintieron cuando su Tamagotchi murió por primera vez. Había que comenzar de nuevo, pero ya nada era lo mismo.

El pequeño ser, y ahí estaba probablemente la razón de su éxito, evolucionaba y cambiaba de aspecto dependiendo de cómo era tratado. Cada acción influía en el desarrollo de la criatura, que podía ser tranquila y comilona o todo lo contrario, inquieta y muy ruidosa. Lo importante era estar pendiente de ella constantemente, algo que derivó en algunos casos en comportamientos adictivos. ¿Sucederá lo mismo con la nueva generación de tamagotchis?