El turismo espacial está más cerca que nunca

Virgin Galactic se traslada a Spaceport America, el primer puerto espacial comercial del mundo, mientras Tesla y Amazon avanzan sus futuros proyectos

por Ismael Marinero /


El espacio exterior podría ser un destino vacacional viable antes de lo que pensamos. Virgin Galactic, la compañía que fundó en 2004 el multimillonario británico Sir Richard Branson, acaba de anunciar tras años de espera y retrasos su traslado definitivo a las instalaciones de Spaceport America, el que pretende convertirse en el primer puerto comercial construido especialmente para este fin. Construido con la ayuda del estado de Nuevo México, donde se encuentra situado, su puesta en marcha señala el inicio de la cuenta atrás para la puesta en marcha de un servicio de vuelos espaciales regulares para pasajeros de pago e investigación científica.

SpaceshipTwo, estandarte de Virgin Galactic

SpaceshipTwo, el estandarte del proyecto espacial de Virgin Galactic (Virgin Galactic/AP)

En los últimos meses, Virgin Galactic parece haber acelerado sus planes, sumando dos vuelos de prueba que han llegado a salir de la atmósfera terrestre. La nave VSS Unity alcanzó su mayor velocidad y altitud hasta la fecha y, por primera vez, llevó a bordo a un tercer miembro de la tripulación como pasajero, además de equipamiento de investigación del programa NASA Flight Opportunities. Se trata del quinto vuelo de prueba con cohetes supersónicos, los mismos que en un futuro cercano, según Branson, llevarán a los más de 600 aspirantes a astronautas que ya han pagado los 250.000 dólares que cuesta el viaje espacial.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Hasta la fecha, el turismo espacial se había limitado a los pocos vuelos organizados por la empresa estadounidense Space Adventures. En las últimas dos décadas, la compañía ha transportado a siete turistas para pasar una semana a bordo de la Estación Espacial Internacional utilizando cohetes Soyuz rusos. ¿El precio? Más de 20 millones de dólares por persona. En principio no se requiere ninguna cualificación científica, aunque sí son necesarias pruebas de aptitud física y entrenamiento antes del despegue.

Otras grandes compañías tecnológicas como Tesla y Amazon no quieren quedarse atrás. SpaceX, el proyecto espacial de la compañía fundada por Elon Musk, planea llevar antes de 2023 a dos turistas en un viaje alrededor de la luna. Su otro gran logro reciente ha consistido en completar un histórico vuelo de prueba de su cápsula Crew Dragon, que podrá enviar hasta cuatro astronautas a la Estación Espacial Internacional.

Musk no sólo está pensando en el turismo espacial, sino en reducir el tiempo de los vuelos de largo recorrido: pretende adaptar los cohetes Dragon a una aeronave capaz de llevar a un máximo de cien personas alrededor del mundo en cuestión de minutos. Por ejemplo, un vuelo entre Nueva York y Shangai, que en los aviones actuales supone alrededor de 15 horas en el aire, podría completarse en 39 minutos, según los cálculos de SpaceX.

El módulo lunar Blue Moon

Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon, en la presentación del módulo lunar Blue Moon (Blue Origin)

Por su parte, Amazon sigue invirtiendo en Blue Origin para llevar a cabo desafíos aún más ambiciosos. New Shepard, su sistema de cohetes comercial, podría trasladar hasta seis turistas espaciales, que contarían en su viaje con las ventanas más grandes que se han fabricado jamás para naves de estas características. Pero Jeff Bezos pretende ir más allá: acaba de revelar un nuevo módulo lunar, con la esperanza de llevar a la humanidad de vuelta al satélite en 2024. "Es hora de volver a la luna. Esta vez para quedarse”, dijo el fundador de Amazon.

Sus planes futuristas, como reveló en una reciente conferencia en Washington, van todavía más lejos. Su idea a largo plazo pasa por la colonización del sistema solar, para lo que serían necesarios hábitats espaciales con capacidad para un millón de personas, en los que los humanos podrían vivir permanentemente. De momento es ciencia ficción, pero pronto puede dejar de serlo.