La coalición Liberal-Nacional de Australia se prepara para un tercer mandato

Nadie duda de que será el primer ministro, Scott Morrison, el encargado de dirigir el Ejecutivo, cargo que ocupa desde agosto de 2018, especialmente después de que el líder laborista admitiera su derrota

por EFE /


La coalición Liberal-Nacional del primer ministro australiano, Scott Morrison, se prepara para su tercer mandato consecutivo tras ganar los comicios de este sábado, aunque se desconoce si podrá formar Gobierno en solitario o necesitará alianzas. Mientras el recuento de los votos continúa, nadie duda en Australia de que Morrison dirigirá el Ejecutivo, cargo que ocupa desde agosto de 2018, especialmente después de que el líder laborista, Bill Shorten, admitiera su derrota.

La coalición Liberal-Nacional de Australia se prepara para un tercer mandato

La coalición Liberal-Nacional de Australia se prepara para un tercer mandato (EFE). 

Morrison, quien desafió los pronósticos de las encuestas, fue este domingo a misa con su esposa como cualquier "padre de familia" corriente, que es la imagen con la que logró derrotar a los laboristas que se presentaban con una ambiciosa propuesta contra el cambio climático.

El político conservador, el hombre que siempre creyó en "milagros" como dijo en su discurso de anoche y ahora héroe del Partido Liberal, realizó una efectiva campaña electoral en las redes sociales para llegar al ciudadano "silencioso", por el que ha prometido trabajar.

"Los votantes no quieren una acción contra el cambio climático si se percibe como un coste a la economía", apunta en un artículo en The Conversation Adrian Beaumont, experto en estadísticas de la Universidad de Melbourne y quien pronostica que la coalición logrará 77 de los 151 escaños en la Cámara Baja.

Morrison ascendió a la jefatura del Ejecutivo en agosto del año pasado tras arrebatar el cargo a su antecesor, Malcolm Turnbull, en una pugna de liderazgo en el seno del Partido Liberal y estos son los terceros comicios consecutivos que gana la coalición Liberal-Nacional tras los de 2013 y 2016.

Según las proyecciones de la Comisión Electoral Australiana, la formación de Morrison puede obtener 76 escaños frente a los 69 del opositor Partido Laborista, mientras que tres partidos minoritarios y tres legisladores independientes habrían logrado un diputado cada uno en la Cámara de Representantes que elige al mandatario.

RELACIONADO: Otras noticias de Australia en 'Tu Otro Diario'

Pero en estos cálculos de la Comisión, que tiene hasta el 28 de junio para presentar de forma oficial y por escrito al gobernador general los nombres de los ganadores, hay unas tres jurisdicciones en las que no queda claro quien será su representante.

Ahora la pregunta es si la coalición gobernará por derecho propio o tendrá que echar mano de las alianzas con los sendos representantes de las tres formaciones independientes, que incluye al Partido Verde, o los otros tres diputados independientes que está previsto que entren en el Parlamento.

La coalición necesita técnicamente al menos 76 de los 151 escaños de la Cámara Baja para gobernar en mayoría. Mientras la coalición se prepara para su tercer mandato con una recomposición del gabinete, los laboristas debaten un cambio de liderazgo tras la dimisión de Bill Shorten, quien seguirá de legislador. Otra de las grandes decepciones han sido las encuestas, que se equivocaron flagrantemente al dar como ganadores a los laboristas.

"Las encuestadoras se equivocaron con el Brexit (referendo 2016) y se equivocaron con Donald Trump (elecciones presidenciales estadounidenses de 2016) y ahora se equivocaron con las elecciones federales aquí en Australia", ironizó hoy el jefe de la Oficina del Tesoro, Johs Frydenberg.

Pero cinco días antes de los comicios, Bela Stantic, director de análisis de datos digitales de la australiana Universidad de Griffith, estudió más de dos millones de comentarios en las redes sociales y predijo la victoria de Morrison, del mismo modo que vaticinó antes la victoria del Trump y el Brexit.