El hospital de Castellón donde murió una bebé por supuesta negligencia médica apunta a una cadena de errores

Un informe concluye que la sobrecarga de trabajo del personal y una distracción contribuyeron al trágico desenlace pese a que la menor solo presentaba un cuadro de vómitos

por Tu otro diario /


La noticia causó conmoción en noviembre en Vinaròs (Castellón). Una bebé de 20 meses ingresó en el hospital comarcal de la localidad con un cuadro de vómitos persistentes y acabó falleciendo. Los padres demandaron al centro hospitalario por un delito de homicidio por imprudencia profesional grave. Y ahora un informe elaborado por el hospital apunta a una fatal cadena de errores: por un lado, alude a la sobrecarga de trabajo de los profesionales que trataron a la pequeña y, por otro, señala una "distracción" inicial y una falta de revisión en la administración del tratamiento.

Hospital de Vinaròs

El hospital donde se produjo el trágico suceso (Europa Press).

Según adelanta el diario 'El País', la niña tenía síntomas de "deshidratación leve", por lo que la pediatra decidió suministrarle un sueron con glucosa diluida. Pero la enfermera encargada de suministrarle el tratamiento por vía intravenosa le administró una dosis de glucosa muy superior a la pautada por la doctora. La pequeña tuvo que ser trasladada al Hospital General de Castellón ante la gravedad de su estado y allí acabó falleciendo. La enfermera alegó que en el momento de poner la medicación "tenía una sobrecarga de trabajo" que estaría en el origen del error.

RELACIONADO: El dramático suceso causó conmoción en la localidad castellonense

Esta enfermera acabó su turno y fue sustituida por otra que debía completar el tratamiento, que despertó sus sospechas al parecerle raro. Fue a consultar con la pediatra, que en aquel momento no hizo una comprobación completa porque la duda planteada le pareció "por la administración de enfermería y no por la indicación médica".

RELACIONADO: Los padres lanzaron una sincera petición tras querellarse

El informe al que ha tenido acceso 'El País' es una investigación del propio centro hospitalario donde tuvieron lugar los hechos y está incluido en la causa abierta por el Juzgado de Instrucción número 4 de Vinaròs, que lleva el caso tras la denuncia de la familia de la pequeña, que no se explica cómo "un cuadro banal" en una niña "sin antecedentes críticos de interés" pudo terminar así. Ahora tendrá que ser la Justicia la que dictamine si hubo negligencia y la que imponga las penas a los implicados, que pueden alcanzar hasta 4 años de prisión y 6 de inhabilitación profesional.