¿Qué datos personales comparten tus dispositivos inteligentes?

La Universidad de Princeton desarrolla IoT Inspector, una aplicación que permite comprobar si la privacidad de los usuarios de dispositivos conectados a Internet está en peligro

por Ismael Marinero /


"Nuestros dispositivos inteligentes nos vigilan. Es el momento de vigilarlos a ellos". Bajo esta premisa funciona IoT Inspector, un software diseñado por un grupo de programadores y expertos en informática de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, que permite rastrear toda la información que captan los dispositivos conectados a Internet que tenemos en casa, desde altavoces inteligentes hasta Smart TVs o robots aspiradores. Por diseño, estos artilugios, la avanzadilla del llamado Internet de las Cosas, siempre están activos, transmitiendo constantemente datos a su compañía matriz y a terceros, generalmente sin nuestro conocimiento.

modelos-de-homepod

Diferentes modelos de Apple HomePod (Getty Images)

Los investigadores, liderados por Danny Huang y el profesor de Princeton Nick Feamster, han desarrollado una herramienta de código libre que se descarga en nuestro ordenador (actualmente sólo está disponible para MacOS y Linux) y muestra los datos que recopila cada dispositivo, dónde van a parar esos datos, cuánta información se intercambia y la frecuencia de la conexión. Para ello, se sirven de una técnica generalmente utilizada por hackers, el ARP spoofing, que les permite monitorizar todo el tráfico de nuestra red y saber, entre otras cosas, si alguno de los dispositivos ha sido hackeado.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Los resultados que han obtenido hasta el momento son solo una pequeña muestra de su potencial. Por ejemplo, han detectado que Roku TV, aplicación de televisiones inteligentes para ver series y películas, envía datos a terceras empresas, que a su vez pueden vender esa información a otros. Lo más alarmante siguen siendo las conversaciones privadas que graban dispositivos como Amazon Echo y que, según una reciente investigación publicada por Bloomberg, son escuchadas por empleados humanos de la compañía de Jeff Bezos para mejorar las funciones y la interacción con el asistente virtual Alexa.

La información que recopilan los altavoces inteligentes, cada vez más presentes en los hogares (en el último cuatrimestre de 2018 sus ventas crecieron un 98% a nivel mundial, según Strategy Analytics), es una de las principales preocupaciones de los usuarios de este tipo de tecnología. En principio, ni Amazon Echo, ni Google Home Mini ni Apple HomePod, los más populares hasta la fecha, activan su micrófono por sí solos, sino que necesitan de la palabra de activación (Alexa, Ok Google o Siri) para registrar lo que decimos. En la práctica, muchas veces se activan por error y siempre están grabando y transmitiendo datos, queramos o no.

presentacion-homepod

Un usuario prueba un dispositivo HomePod en su presentación (Getty Images)

En un futuro no muy lejano, la mayoría de dispositivos y objetos cotidianos del hogar estarán conectados a Internet, desde la nevera o las bombillas hasta los juguetes sexuales. De momento, este tipo de “espionaje encubierto” se puede limitar o desactivar, silenciando el dispositivo cuando no lo estás utilizando, borrando registros de voz antiguos y entrando en los ajustes para restringir permisos. Pero en la mayoría de productos no es tarea fácil, e iniciativas como IoT Inspector ayudan a proteger la última frontera de la privacidad: lo que hacemos y decimos en nuestras casas creyendo que nadie nos observa ni nos escucha. El programa tiene una única pega y es que, para comprobar si tus dispositivos te están espiando sin que tú lo sepas, estás dejando que los investigadores de Princeton te espíen a ti también. ¿Quién vigila al vigilante?