1. home
  2. /Noticias

Salen a la luz impactantes detalles sobre la confesión de la madre de los niños asesinados en Godella

María Gombau, quien presuntamente acabó con la vida de sus hijos de 5 meses y 3 años, relató lo ocurrido a la Guardia Civil y los psiquiatras que la evaluaron

2 Minutos de lectura
Policía Científica Crimen Godella (EFE)

La policía científica buscando pruebas en el lugar del crimen (EFE).

© Efe

María Gombau, la mujer detenida por la muerte de sus dos hijos de tres años y 5 meses el pasado mes de marzo en Godella (Valencia), confesó en las primeras horas ante la Guardia Civil, antes de conducirles al lugar en el que se encontraban los cuerpos de los pequeños. "He matado a mis hijos, me lo ha pedido Dios", dijo. Una confesión que amplió días después tras haber sido ingresada en el hospital psiquiátrico, en el marco de una exploración a la que ha tenido acceso Antena 3. Dadas las características de su relato, los médicos creen que el día de los hechos sufrió un brote psicótico.

Según dijo, la muerte de sus hijos era la única forma de salvarlos "y salvarme yo misma". Y es que María pensaba que habían perdido su alma. En concreto, en el caso del mayor, señaló que se la robaron al enviarle al colegio y que se dio cuenta porque "estaba más violento, más agresivo, se enfrentaba a mí". También que se "colaba" en su cerebro y dominaba su voluntad. "En cuanto a mi hija, es una tristeza pero nada más nacer le robaron el alma. La que tenía al morir no es la misma que cuando nació".

Aunque en un primer momento María les dijo a los agentes que le preguntaran por los niños a su marido, Gabriel, quien también se encuentra detenido desde que se produjeron los hechos, en su confesión no le menciona. Él ha mantenido en sus declaraciones que es ajeno a los hechos. "Cuando me desperté esta mañana y no los veía me ha dicho María: 'No te preocupes, los niños están en mi corazón'".

Casa Godella (EFE)
Parte de la casa en la que vivía la familia en Godella (EFE). ©Efe

El periódico 'El País' aclara que María Gombau ha sido sometida hasta a cuatro exploraciones psiquiátricas que confirmarían que la mujer sufrió un brote psicótico en el momento de los hechos y que están incluidos en el sumario del caso. Sus testimonios en los informes son contradictorios: según el momento, dice haberles matado de una u otra forma o incluso no se acuerda de nada y habla de ellos como si siguieran vivos. "Relato delirante amplio, sin sistematización. No se puede determinar el inicio del cambio (sospecha, después del parto). Es conocedora de una secta, cuyo objetivo es matarla para adquirir su genética. La secta está constituida por familiares, vecinos, amigos e incluso su pareja", señala uno de los informes.

El resultado de estos informes psiquitátricos puede ser determinante en el juicio. Si se mantiene la conclusión del brote psicótico y de que la madre no estaba en plenas facultades, esto se traduciría en un atenuante o incluso en una eximente completa al resultar inimputable. No obstante, podría ser ordenado su ingreso en un centro psiquiátrico con fines terapéuticos por un tiempo máximo equivalente al que hubiera resultado de ser juzgada y condenada. En el caso de asesinato este máximo es de 20 años.

La muerte de los niños de Godella conmocionó a toda la sociedad española el pasado mes de marzo. La abuela fue quien dio la voz de alarma al no saber nada de sus nietos y sospechar que algo no iba bien. No obstante, la angustiosa búsqueda de los menores se activó después de que varias llamadas alertaran de gritos y una pelea entre los progenitores. La Guardia Civil encontró al padre, Gabriel, en la casa, y a la madre, María, escondida en un bidón. Horas después María condujo a los agentes al lugar en el que se encontraban los cuerpos sin vida de los niños.