¿Cómo circular por Madrid Central sin ser multado?

Madrid Central es el nuevo centro de la capital de España. Un espacio que busca ser sostenible y por ello, en él no tienen cabida todos los coches. Estas son todas las restricciones

por Elena S. Bartolomé /


Madrid recibió con los brazos abiertos a un total de 7,1 millones de turistas en 2018, una cifra que supuso un incremento del 6,3% respecto a 2017, según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística. En la capital de España tiene cabida todo el mundo… menos los vehículos más contaminantes. En noviembre de 2018, el Ayuntamiento de Manuela Carmena puso en marcha Madrid Central. O lo que es lo mismo: el nuevo centro de una ciudad que busca ser más sostenible para garantizar la salud de sus habitantes, reducir los gases de efecto invernadero y hacer frente a los impactos del cambio climático. ¿Cómo? Restringiendo el tráfico, entre otras medidas. Así es como se circula ahora por Madrid Central para no ser multado.

madrid-central-circular-multas

El centro de Madrid tiene nuevos límites (Getty Images).

Madrid Central forma parte del Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático (conocido como Plan A de Madrid) pretende transformar la capital de España. Esta iniciativa está formada por 30 medidas que buscan cumplir las leyes europeas y nacionales de calidad del aire, reducir las emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI) según lo dictado en el Acuerdo de París y disminuir, en un 50%, la contaminación causada por la movilidad urbana. El Plan A ha repartido estas medidas en cuatro áreas: movilidad sostenible, gestión urbana baja en emisiones, adaptación al cambio climático y sensibilización ciudadana. Y es en la primera en la que se encuentra todo lo relacionado con Madrid Central.

¿Qué es Madrid Central?

Dentro del área de movilidad sostenible, Madrid Central aparece bautizado como Área Central Cero Emisiones y aunque no es la única medida, sí se ha convertido en la más relevante. Por ello, es lógico hacerse esta pregunta: ¿qué es Madrid Central? Se trata de una iniciativa con la que se ha unificado y ampliado las cuatro áreas de prioridad residencial que ya existían para eliminar el tráfico de paso y generar un entorno más agradable, menos ruidoso y menos contaminado.

RELACIONADO: Guía sobre Madrid Central

De esta forma, en noviembre de 2018 se generó un nuevo centro de Madrid al que no todo el mundo puede acceder. No en vano, tras un período de adaptación, en marzo de 2019 todos aquellos que cruzan los límites de Madrid Central incumpliendo las normas son multados con una sanción de 90 euros (45 por pronto pago). Unos límites que están señalizados mediante carteles, líneas rojas pintadas en la calzada y que están definidos por estas calles: Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, Paseo de Recoletos, Paseo del Prado, Ronda de Atocha, de Valencia, de Toledo, Gran Vía de San Francisco, calle Bailén, Plaza de España, calle Princesa y de Serrano Jover.

¿Qué coches pueden entrar a Madrid Central sin multas?

Conocida la teoría, es hora de centrar el foco en la práctica. En Madrid Central el tráfico está regulado basándose en la tecnología, el horario y las condiciones de uso del espacio público. Por lo tanto, los coches que pueden circular por el centro de Madrid son: vehículos cero emisiones (eléctricos e híbridos enchufables con una autonomía mayor de 40 kilómetros), vehículos ECO (híbridos, híbridos enchufables con una autonomía inferior a 40 kilómetros y de gas), vehículos autorizados a residentes, invitados y actividades ubicadas en el área, taxi, vehículos de transporte con conductor (VTC), motos (con sus propias restricciones), vehículos de Personas con movilidad reducida (PMR), iniciativas de vehículo compartido, transporte colectivo, usuarios de plazas de aparcamientos público y privado y vehículos industriales, comerciales, distribución urbana de mercancías (DUM) y otros proveedores de servicios a los residentes.

madrid-central-circular-multas

Desde marzo de 2019, todos los que incumplen las normas de Madrid Central son multados (GTres).

Por otro lado, hay algunos tramos en los que está permitida la libre circulación: Santa Cruz de Marcenado, Mártires de Alcalá, Bailén, Algeciras, Ventura Rodríguez, Duque de Liria, Avenida Gran Vía de San Francisco y Cuesta Ramón. En definitiva, aquellos conductores que tengan un coche eléctrico, un híbrido o uno de gas podrán circular libremente por Madrid Central. Pero ¿y los demás? El Ayuntamiento de la capital los ha dividido en dos grandes grupos: aquellos que tienen la pegatina B o C de la DGT y los que carecen de ella.

Los primeros podrán acceder siempre que vayan a aparcar en un aparcamiento público, en un garaje privado o cuando tengan una reserva en un hotel o en un restaurante con parking propio. Eso sí, hay algunas excepciones. Los coches con pegatina B y C podrán acceder a Madrid Central si son invitados autorizados por los residentes con uno de sus 20 pases mensuales que duran 24 horas, Personas con Movilidad Reducida (PMR) y si son de servicios esenciales o profesionales, como, por ejemplo, ir al taller. Los coches que no tengan pegatina de la DGT no podrán entrar a no ser que sean residentes empadronados en Madrid Central, invitados de los anteriores, personas con Movilidad Reducida (PMR), servicios esenciales, titulares de plazas de garajes o servicios profesionales.

madrid-central-circular-multas

A Madrid Central sólo pueden entrar los residentes y determinados vehículos (Getty Images).

¿Cómo aparcar en Madrid Central sin ser multado?

Hasta ahora habíamos hablado de acceder y circular por Madrid Central, pero las restricciones también afectan al aparcamiento. Hemos visto que los vehículos con pegatina B o C y aquellos que no tienen solo pueden entrar si van a estacionar en alguna de las excepciones y para el resto de casos, el Ayuntamiento ha elaborado estos supuestos:

  • Si son residentes tendrán que solicitar un permiso de acceso para, independientemente de la titularidad y de la etiqueta ambiental. Al mismo tiempo tendrán que tener en cuenta que a partir del 1 de enero de 2020 solo podrán acceder y aparcar en Madrid Central los que tengan la pegatina C y B, además de los Cero y los Eco.
  • Si son titulares de una plaza particular deberán acreditar la propiedad de la misma y, además, podrán pedir un permiso de acceso para tantos coches como plazas tengan.
  • Si está fuera de estos dos casos y el coche tiene pegatina, la única alternativa que queda es usar un aparcamiento público que deberá tener la placa de autorización de Madrid Central. El nuevo centro de la ciudad tiene 9.363 plazas para los 24.801 coches privados que pueden acceder. A pesar de lo que pueda parecer, es espacio suficiente porque se tiene en cuenta la rotación de las plazas: entre 2 y 3 vehículos al día. Estas plazas se reparten en diferentes tipos de aparcamientos públicos: 10 municipales de rotación para el público general, 7 mixtos compartidos por residentes y el público general y 40 de empresas privadas.

RELACIONADO: Más noticias de Motor en 'Tu Otro Diario'

¿Y los turistas que viajen a Madrid?

Empezábamos hablando de Madrid y de Madrid Central aludiendo a la cantidad de turistas que llegan a la capital a lo largo de un año. Evidentemente, a ellos también les afecta estas restricciones y más aún cuando su hotel esté dentro del perímetro del nuevo centro. En este caso, se pueden dar tres escenarios: alojamientos con aparcamiento, con un acuerdo con un párking cercano y los que no tienen este servicio. 

  • Si el turista ha elegido un hotel ubicado dentro de Madrid Central y el establecimiento tiene párking propio, será tan fácil como aparcar el coche. Durante el tiempo que dure su reserva, podrá entrar y salir de Madrid Central libremente sin ser multado.
  • Si el alojamiento no tiene aparcamiento, pero ha firmado un acuerdo con alguno cercano, el caso es parecido al anterior. El cliente aparca donde le indica el hotel y el parking manda la matrícula del coche al sistema de Madrid Central calificándolo como excepción.
  • Si el hotel no tiene aparcamiento ni acuerdo, el turista tendrá que buscarse la vida para encontrar un lugar donde estacionar su coche dentro del perímetro y cerca de su alojamiento o dejarlo más allá de los límites.