Sánchez, Casado, Rivera e Iglesias se enfrentan en un segundo debate aún más bronco que el anterior

Logró el minuto de oro de la temporada con 10.963.000 espectadores a las 22:30 horas y se convierte en la emisión no deportiva más vista en televisión desde junio de 2016

por Europa Press /


Los candidatos a la presidencia del Gobierno han protagonizado este martes el segundo debate electoral de la semana marcado por las acusaciones, las interrupciones y los golpes de efecto. El candidato socialista afrontaba el debate con la idea de resistir, entrando a la confrontación más que el día anterior, el candidato de Ciudadanos desplegaba de nuevo un arsenal de recursos (foto de mesilla de noche incluida y hasta un papiro con la "corrupción del PSOE"). Por su parte, Pablo Casado se ha enzarzado con Albert Rivera por el modelo económico y por la eutanasia y el líder de Unidas Podemos apelaba a la serenidad

Sánchez, Casado, Rivera e Iglesias se enfrentan en un segundo debate aún más bronco que el anterior

(De izquierda a derecha) Los candidatos a presidir el Gobierno de España, Pablo Casado (PP); Pablo Iglesias (Unidas Podemos); Pedro Sánchez (PSOE) y Albert Rivera (Cs), en Madrid (EFE). 

La confrontación política, emitida en directo por Atresmedia, alcanzó el 48,8 % de audiencia con 9.477.000 espectadores. El debate, además, logró el minuto de oro de la temporada con 10.963.000 espectadores a las 22:30 horas y se convierte en la emisión no deportiva más vista en televisión desde junio de 2016. 

El presidente del Gobierno y candidato del PSOE a la Presidencia, Pedro Sánchez, y el candidato del PP a La Moncloa, Pablo Casado, han coincidido en su minuto de oro final del debate en pedir aglutinar votos en torno a su proyecto político frente al resto de formaciones. Por su parte, Rivera (Ciudadanos) se ha presentado como el presidente que mira al futuro, e Iglesias (Unidas Podemos) ha pedido el voto para evitar un Gobierno de Sánchez con Rivera.

RELACIONADO: Correos amplía el voto por correspondencia hasta el jueves 25 de abril

Así, Sánchez ha llamado a los votantes a que el 28 de abril hagan "una moción de censura enorme y social a la corrupción, a la desigualdad y a la confrontación política". "Digámoslo alto con respeto con moderación, pero alto, estamos cerca, les pido que lo digan alto y claro votando al PSOE", ha concluido Sánchez.

Pablo Casado ha optado por recordar que llegó hace nueve meses a "renovar el PP" con el objetivo de "recuperar la confianza de una mayoría de españoles". En este sentido ha detallado que su partido ha creado "seis millones de empleos, ha garantizado las pensiones, derrotando a ETA, parado el Plan Ibarretxe y el golpe de Puigdemont".

Por este motivo, se ha dirigido a los votantes para señalarles que si quieren que mande Torra o Otegi, pueden votar al PSOE, si quieren otra recesión como la de Zapatero, puede votar a Podemos y si no le importa que se fragmente el voto constitucionalista, "y eso beneficia a Sánchez", pueden votar a Cs y a Vox.

RELACIONADO: El primer debate electoral acentúa los bloques a izquierda y derecha

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha construido un minuto final emocional, recordado a su familia y apuntando que quiere lo mejor para los hijos de los votantes y ser un presidente que mire al futuro. "Los españoles sois mi gran familia cuando estamos juntos somos imparables, somos más fuertes", ha dicho.

El último en tomar la palabra ha sido el líder de Podemos, Pablo Iglesias, quien ha recordado que hay dueños de medios de comunicación que "mandan más que los diputados", señalando que hay energéticas que "se compran políticos" o volviendo a hablar de las cloacas del Estado que "seguirán trabajando" para que Podemos no esté en un Gobierno y ha concluido con el lema de campaña: "la historia no esta escrita, y el próximo domingo, la historia la escribes tú".