La ola de atentados en Sri Lanka deja ya más de 200 muertos y centenares de heridos

Por el momento hay siete personas detenidas en relación con las ocho explosiones este Domingo de Resurrección en iglesias y hoteles

por EFE /


Al menos 207 personas murieron y 450 resultaron heridas en la cadena de explosiones ocurridas este domingo en Sri Lanka en cuatro hoteles, tres iglesias y un complejo residencial, según datos oficiales. El número de muertos asciende ahora a 207 y el de heridos a 450, afirmó el portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara, en una rueda de prensa en Colombo.  Por lo menos 105 personas han muerto solo en una explosión, la ocurrida en la iglesia de San Sebastián, en la ciudad de Negombo, al norte de la capital. Otras 27 han fallecido otra de las explosiones, en la iglesia de Sión, en Batticaloa (provincia Oriental del país). La tercera detonación ha ocurrido en la iglesia de San Antonio, en el distrito de Kotahena, en la capital, Colombo, y ha dejado al menos 46 fallecidos.

atentadosrilanka_getty

Las autoridades han detenido a siete personas en relación con los atentados (Getty Images).

Los tres hoteles afectados son el Cinnamon Grand, el Kingsbury y el Shangri-La, todos ellos en la capital, Colombo, y todos de categoría cinco estrellas. De momento no se han dado a conocer cifras de víctimas exactas en estos tres atentados. El nuevo balance lo ha proporcionado el portavoz de la Policía Ruwan Gunasekara, que ha desgranado las víctimas atendidas en cada hospital. Así hay 66 muertos y 260 heridos en el Hospital Nacional, 104 muertos y un centenar de heridos en el Hospital de Negombo, dos muertos y seis heridos en el Hospital de Kalubowila, 28 muertos y 51 heridos en el Hospital de Batti y siete muertos y 32 heridos en el Hospital de Ragama. 

RELACIONADO: Fotogalería: las imágenes de los terribles ataques en Sri Lanka

DOS EXPLOSIONES MÁS

Cuatro horas después ocurrieron otras dos explosiones. La primera, en el jardín  zoológico nacional de Dehiwala, a 10 kilómetros al sur de Colombo, que ha dejado al menos dos policías fallecidos, según han confirmado fuentes médicas. La segunda y octava del día ha sucedido en el barrio residencial de Dematagoda, en el este de la capital, Colombo, según han confirmado fuentes de seguridad al medio nacional News First.

atentadossrilanka3_getty

Al menos 207 personas murieron y 450 resultaron heridas (Getty Images).

La explosión, provocada por un terrorista que habría detonado sus explosivos durante una operación para su captura, ha causado la muerte a tres policías. La Policía está realizando una búsqueda en los alrededores tras recibir informaciones de que podría haber más explosivos en el lugar.

RELACIONADO: El mundo condena la matanza del Domingo de Resurrección en Sri Lanka

El Gobierno ha confirmado la detención de siete sospechosos en relación con los ataques y, según el ministro de Estado para la Defensa, Ruwan Wijewardena, las ocho explosiones parecen haberse tratado casi todas de atentados cometidos por terroristas suicidas pertenecientes a un único grupo, del que no se ha revelado su identidad.Entre los fallecidos hay una treintena de extranjeros, según el Gobierno.

TOQUE DE QUEDA

El Gobierno ha declarado un toque de queda nacional por los atentados, adelantada con efecto inmediato, después de que fuera fijada en principio a las 18.00 (las 14.30 en España) hasta las 06.00 del lunes (las 02.30 del lunes en España). Asimismo, el Gobierno ha anunciado un "apagón" de las redes sociales y servicios de mensajería en todo el país. Facebook y WhatsApp se encuentran actualmente bloqueados.

La Policía ha instado al público a permanecer en sus casas y que no se congreguen bajo ningún concepto en las zonas próximas a las detonaciones ni en los hospitales donde los heridos están recibiendo atención médica. El presidente del país, Maithripala Sirisena, ha comparecido en un breve discurso ante la nación para expresar su consternación por las explosiones y pedir calma a la población, mientras que el primer ministro del país, Ranil Wickremesinghe, ha convocado una reunión de emergencia de su Consejo de Seguridad Nacional en su residencia particular.