Theresa May lamenta la 'frustración' que pueda causar la nueva extensión del 'brexit' a los británicos

Esta vez hasta el próximo 31 de octubre con una revisión en junio

por EFE /


La primera ministra británica, Theresa May, aseguró este miércoles lamentar la "frustración" que la nueva prórroga acordada del "brexit", esta vez hasta el próximo 31 de octubre con una revisión en junio, pueda causar a los británicos. "Podríamos estar ya fuera de la Unión Europea si hubiese habido respaldo del Parlamento" británico al acuerdo de salida, se defendió May al término de la cumbre europea y ante las preguntas de si esta vez se trata de la prórroga definitiva al "brexit".

Theresa May lamenta la frustración que pueda causar la nueva extensión del brexit a los británicos

La primera ministra británica, Theresa May (EFE). 

La política conservadora señaló que su objetivo no es utilizar toda la prórroga hasta otoño, si no "llegar a un acuerdo para una salida ordenada lo antes posible". 

"Si se llega a una acuerdo y se pueden ratificar las obligaciones legales antes del 22 de mayo, podemos irnos sin tener que celebrar elecciones europeas", señaló sobre la posibilidad que Reino Unido pueda estar fuera ya en junio.

RELACIONADO: May mantiene la apuesta de negociar con la oposición pese a las críticas internas

May quiso señalar que mientras su país siga en la Unión Europea "mantendrá los derechos y obligaciones" de la pertenencia al club comunitario, y que en cualquier caso la prórroga acordada con los Veintisiete "no lleva más condicionantes aparejados que las obligaciones previstas en los tratados".

RELACIONADO: La posibilidad de negociar un referéndum del 'brexit' divide a los laboristas

La premier británica señaló que pese a que ahora exista "un calendario claro" de salida, no da por hecho que vaya a ser "sencillo" romper el "bloqueo" en la Cámara de los Comunes. "Pero como políticos tenemos que escuchar el mandato del referéndum y actuar para que el país siga adelante", afirmó.

May aceptó la nueva fecha para el brexit ofrecida por los Veintisiete hasta el 31 de octubre, una oferta más larga de lo que reclamaba Francia, que adoptó la línea más dura en las negociaciones.