El increíble tesón del niño que lleva a cuestas a su amigo con discapacidad al colegio desde hace 6 años

Su amigo tiene una enfermedad rara que le impide caminar, pero no ha faltado ni un solo día a la escuela gracias a la perseverancia de su pequeño gran protector

por Tu otro diario /


Solo tiene 12 años, pero Xu Bingyang ya he demostrado con creces que valores como la amistad y la ayuda al necesitado son para él inquebrantables. Lleva a cuestas a su mejor amigo, Zhang Ze -de la misma edad-, todos los días al colegio desde hace nada menos que seis años. Éste tiene una enfermedad rara que le afecta a los músculos y le impide caminar. Además, carece de silla de ruedas y la escuela de la ciudad china de Meishan, donde vive, no está adaptada a personas con discapacidad.

Xu Bingyang y Zhang Ze

Xu Bingyang, de 12 años, lleva a cuestas a Zhang, su mejor amigo, todos los días al colegio desde hace seis años (Twitter/Nena previse je)


Esto hubiera sido un impedimento para poder estudiar para cualquier otra persona, pero Zhang cuenta con la amistad de Xu, gracias a la cual la renuncia ni siquiera se le ha pasado por la cabeza. "Es mi mejor amigo, estudia conmigo todos los días, habla y juega conmigo", dice, orgulloso, Zhang al periódico chino 'Shichuan Online'. "Le agradezco que me cuide todos los días".

RELACIONADO: El inspirador gesto de un niño hacia su compañero con parálisis cerebral que ha emocionado a millones de personas

Los cuidados de Xu no se limitan a los traslados de casa al colegio y del colegio a casa, ya que también carga con Zhang cuando tiene que ir al baño o cuando cambian de clase para atender a los maestros de diferentes asignaturas. 

El pequeño gran héroe de esta bonita historia de amistad lo ve, sin embargo, como algo normal: "Yo peso más de 40 kilos y Zhang Ze solamente pesa 25 kilogramos", por lo que no le resulta difícil llevarlo a sus espaldas, asegura.

Xu y Zhang

Xu y Zhang comparten juegos y charlas casi desde que comenzaron el colegio (Captura de pantalla de 'Sichuan Online')


Si ya resulta conmovedor el admirable gesto de Xu con su amigo -que fue diagnosticado con esta rara enfermedad cuando tenía cuatro años-, más aún lo es la naturalidad con la comenta cómo le ayuda. Llueva o haga calor, nunca deja de lado a Zhang. Siempre está ahí para él. Por algo son amigos.