Australia se niega a repatriar a tres hijos del yihadista muerto en Siria

Tras ser localizados en un campo de refugiados

por EFE /


El primer ministro de Australia, Scott Morrison, negó este lunes que su país vaya a repatriar a tres hijos del yihadista australiano muerto Khaled Sharrouf, quien combatió por el Estado Islámico (EI), tras ser localizados en un campo de refugiados en Siria. Morrison, en declaraciones a la prensa desde Camberra, alegó que no pondrá en riesgo la vida de los ciudadanos de su país por repatriar a personas en lugares en conflicto, en alusión a los tres niños australianos y otros combatientes.

Australia se niega a repatriar a tres hijos del yihadista muerto en Siria

El primer ministro de Australia, Scott Morrison (EFE). 

El mandatario censuró a aquellos ciudadanos australianos que se unieron a las filas del EI "en contra de nuestros valores y forma de vida y la paz en el mundo" y precisó que "es aún más despreciable que hayan implicado a sus hijos en esto”. Zaynab, de 17 años y embarazada de su tercer hijo, Hoda, de 16, y Humzeh, de 8, huyeron de la ciudad de Baghouz, y fueron trasladados por las fuerzas kurdas al campo de refugiados de al-Halw, en el norte del país, confirmó la ABC.

Además de los tres hijos del yihadista, también se encuentran los dos hijos de la primogénita, Ayesha y Fátima, de tres y dos años respectivamente. La abuela de los menores, la australiana Karen Nettleton, expresó a la ABC su preocupación por la salud de sus nietos, especialmente de Zaynab, quien deberá dar a luz en las precarias condiciones de este campo de refugiados, que según la ONU alberga a unas 67.000 personas.

“Ellos están con otros australianos y combatientes extranjeros (en el campo de refugiados) y no deberían estar allí”, señaló la familiar al pedir la intervención del gobierno australiano, como han hecho Francia, Rusia o Indonesia. “Zaynab está embarazada de siete meses y medio, se siente muy cansada”, dijo la abuela, al añadir que otro de sus nietos sufre una lesión en el pie.

Khaled Sharrouf, padre de otros dos hijos que fallecieron en Siria, era conocido en Australia por haber utilizado a sus vástagos en campañas propagandísticas del EI desde que viajó en 2013 a Siria con el pasaporte de uno de sus hermanos. Posteriormente se le unieron su mujer, Tara Nettleton, quien murió en 2015 de apendicitis, y sus hijos Zaynab, Hoda, Hamzah, además de Abdullah y Zarqawi.

Sharrouf, quien tenía doble nacionalidad australiano-libanesa, y sus hijos Abdullah y Zarqawi murieron durante un bombardeo en 2017 de la coalición liderada por Estados Unidos. En los vídeos divulgados por Sharrouf en las redes sociales se veía a uno de los pequeños con un cinturón de explosivos y profiriendo amenazas contra Australia, mientras que en otra imagen de 2014 lo hacía sosteniendo una cabeza decapitada.