El cruel asesinato de un rico empresario de Nueva York se resuelve por fin 23 años después

La esposa de Howard Pilmar, ayudada por su hermano, fue quien acabó con su vida para saldar deudas gracias al cobro de un seguro

por Tu otro diario /


Han sido más de dos décadas intentando encajar las piezas de un puzle en el que nada cuadraba. Howard Pilmar, un rico empresario de Nueva York, dueño de una cadena de cafeterías, fue brutalmente apuñalado hasta la muerte en marzo de 1996. El crimen causó una honda conmoción en su día precisamente por la crueldad empleada por el asesino. Los agentes encargados de la investigación del caso no daban con ninguna pista clara de la que tirar, hasta que llegaron a una conclusión totalmente inesperada: la viuda de Pilmar y el hermano de ésta eran los autores. Un jurado los acaba de condenar, con lo que se cierra un complicado caso que trajo de cabeza a los investigadores durante 23 años.

Howard Pilmar

Howard Pilmar era un exitoso empresario (Captura de un vídeo de CNN).

Aunque los abogados de los acusados ya han dicho que recurrirán, durante el juicio se logró probar que Roslyn Pilmar, que tenía 37 años en 1996, y su hermano Evan Wald, que tenía entonces 20 años, urdieron un plan para salir de los ahogos económicos que tenía ella por culpa de una deuda. Al parecer, Roslyn, que trabajaba en la empresa de su marido en el momento del asesinato, había sido condenada por haber robado de su trabajo anterior, una oficina dental, 200.000 dólares (176.000 euros).

RELACIONADO: Una mujer resuelve el crimen de su hermano y su cuñada 40 años después tras encontrar al asesino en Facebook

Roslyn pidió ayuda a Evan, y entre los dos decidieron matar a Howard para cobrar su seguro de vida de 1,2 millones de dólares (algo más de un millón de euros). Se hicieron con las llaves de las oficinas, inutilizaron las cámaras de seguridad y citaron allí a su marido y cuñado cuando no había nadie en el edificio. El cuerpo sin vida de Howard fue hallado por un auditor de la compañía, el primero en llegar a las oficinas el 21 de marzo de 1996. Le habían dado 48 puñaladas.

RELACIONADO: El misterioso caso de las hermanas Lyon, que conmovió a Estados Unidos, resuelto 42 años después

La viuda de Howard Pilmar recibió, además del dinero del seguro, dos casas y la propiedad de los negocios de su difunto esposo. Saldó sus deudas con su anterior empresa y consiguió no ir a la cárcel. Y la vida siguió. Sin embargo, años después los investigadores utilizaron las nuevas técnicas de identificación mediante el ADN y comprobaron que en la escena del crimen había material genético de Evan Wald y su hermana Roslyn Howard, que ahora tienen 43 y 60 años, respectivamente. Los acusados no han confesado, pero el peso de las evidencias ha caído sobre ellos cuando ya pensaban que se librarían de ser condenados por un crimen que cometieron dos décadas atrás.