El juez incluye la muerte de la hija de Ana Julia Quezada en el 'caso Gabriel'

La niña murió en 1996 en lo que entonces se consideró un accidente doméstico

por Tu otro diario, EFE /


El atestado realizado por la Guardia Civil acerca de la muerte de la hija de Ana Julia Quezada se incluirá en el juicio del 'caso Gabriel'. Así lo ha decretado el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, justo unos días después de que los padres del pequeño, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, anunciasen que iban a solicitar que se incluyera. La niña, Ridelca, que tenía cuatro años, falleció en 1996 en Burgos. En el momento el caso se cerró como un accidente, pues cayó desde una ventana de su casa a un patio interior.

Ana Julia Quezada

Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte de Gabriel Cruz (GTresonline)

Quedaron, sin embargo, numerosas dudas sobre este terrible suceso que se volvieron a investigar después de que Quezada confesara ser la autora de la muerte de Gabriel. Fue entonces cuando los agentes de la Guardia Civil vieron "claros indicios" que permitieron "ahondar en la hipótesis de que fuera la propia Ana Julia la que segara la vida de aquella menor".

La inclusión del atestado sobre la muerte de Ridelca es una de las diligencias incluidas en el auto de apertura de juicio oral contra Quezada por el 'caso Gabriel' remitidas a la Audiencia Provincial de Almería. Será juzgada en calidad de procesada por un jurado popular.  Ángel y Patricia se mostraron convencidos, en la rueda de prensa que convocaron el pasado 27 de febrero, de que "tiene mucho que ver" con la muerte de su hijo.

RELACIONADO: Desgarradoras revelaciones de los padres de Gabriel cuando se cumple un año de su muerte

La defensa se ha opuesto reiteradamente a que sea un jurado el que juzgue a la acusada, "dado que la extraordinaria y desmedida repercusión mediática de los hechos privaría a cualquier ciudadano llamado a ser jurado de la imparcialidad y serenidad de ánimo requeridas".

Gabriel

Monumento en honor al pequeño Gabriel en Almería (EFE)


La Fiscalía, por su parte, solicita para ella prisión permanente revisable por un delito de asesinato con alevosía y diez años más de cárcel por sendos delitos de lesiones psíquicas. Pide también el pago de los 200.203 euros de los gastos generados en la búsqueda del menor. Además, en concepto de reparación del daño moral reclama 600.000 euros para los padres, 160.000 para la abuela materna y otros 170.000 por los gastos médicos en conceptos de lesiones psíquicas y secuelas.