La ingente cifra de personas desaparecidas en España en la última década

De las denuncias presentadas en la última década, 117.311 tienen que ver con la desaparición de menores y, del total de casos, aún permanecen activos 12.330

por Europa Press /


España ha registrado un total de 176.063 denuncias (1.180 de estas son anteriores a 2010) por desapariciones de personas desde el año 2010, de las que 12.330 permanecían activas a 31 de diciembre de 2018, es decir, el 7% del total, según el informe 'Personas desaparecidas en España' 2019, cuyas cifras se extraen de la base de datos Personas Desaparecidas y Restos Humanos sin identificar (PDyRH) y del Sistema Estadístico de Criminalidad (SEC).

Personas desaparecidas

Más de 12.300 casos de personas desaparecidas permanecen activos (Europa Press/Twitter)

La investigación del Centro Nacional de Desaparecidos de la Secretaría de Estado de Seguridad ha sido presentada este lunes 4 de marzo por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, junto con la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, encargada de desgranar los datos más relevantes de la misma. Así, si se analiza el porcentaje de las denuncias activas computadas año a año (desde 2010), se observa que la media de los anteriores a los dos últimos años contabilizados se encuentra en torno al 2%. La excepción son los dos últimos años: 2017 con cerca del 9% (2.193 denuncias activas) y 2018 con más del 24% (7.183 denuncias activas).

RELACIONADO: El misterio sin resolver del 'niño pintor' de Málaga

En relación con los datos que ofrece la clasificación de las denuncias según el nivel de riesgo confirmado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, de las 12.330 denuncias activas presentes en el sistema PDyRH, 271 (2,19%) se consideran de alto riesgo (confirmado y no confirmado). Por lo tanto, casi el 98% restante se encuadra dentro de las denuncias de riesgo limitado.

Por sexo, el informe de 2019 indica que más del 58% del conjunto de las denuncias por desaparición (176.063) registradas en el PDyRH corresponde a hombres, y alrededor del 42% a mujeres; y se aprecia que entre las denuncias que permanecen activas la cifra de denuncias relativas a hombres (10.877) es mucho más elevada que las que afectan a mujeres (1.296).

En materia de distribución territorial, la investigación destaca que Andalucía y Cataluña son las comunidades autónomas que más denuncias registran, mientras que a nivel provincial, son Madrid y Barcelona las que aglutinan más hechos sobre desapariciones.

RELACIONADO: Piden ayuda para encontrar a Nerea Bonnin, una chica mallorquina de 16 años desaparecida desde octubre

DENUNCIAS DE LOS MENORES

Asimismo, tomando como edad de referencia el momento de la desaparición, del total de denuncias (176.063) más de un 66% del total de los hechos registrados corresponden a menores de edad (117.311 casos). Respecto a las denuncias activas (12.330), 6.534 corresponden a menores (edad actual), lo que supone el 53% del total de éstas. Por el contrario, si tiene en cuenta la condición de menor de edad en el momento en que se produjo la desaparición, se aprecia que 9.737 casos (casi un 79% de las denuncias activas), se incluyen dentro de este grupo de edad.

Dentro del ámbito de los menores (teniendo como referencia la edad actual que tendrían las personas desaparecidas), las denuncias activas de alto riesgo confirmado (12) alcanzan el 5,33% del total de las denuncias clasificadas en este nivel (un total de 225). Además, si se parte de la edad de los menores desaparecidos en el momento de la ocurrencia de los hechos, (20 casos de alto riesgo confirmado), este dato alcanza el 8,88%.

La mayor parte de las denuncias en situación activa relativas a desapariciones de menores (edad actual) pertenecen a ciudadanos extranjeros (95,79%), (519 denuncias de las 12.330 activas pertenecen a menores españoles). Sin embargo, si partimos de la edad en el momento de la fecha de desaparición el dato se eleva ligeramente hasta los 773 casos. Del conjunto de denuncias activas por desaparición, registradas en el sistema PDyRH, la mayoría se concentran en menores extranjeros desaparecidos procedentes de Marruecos (61%).

Por otra parte, de las 9.737 de denuncias activas sobre menores (edad contabilizada en la fecha de la desaparición), al menos 5.084 de ellas corresponden a menores que se han fugado de centros de acogida, es decir, más del 52%. La gran mayoría de las denuncias activas correspondientes a menores (9.737), 8.361 se han interpuesto en los dos últimos años, 2017 y 2018, lo que supone un 85% del total.

Las denuncias que afectan a las personas que están incluidas en el grupo de edad de 13 a 17 años representan la cifra más elevada de las desapariciones que permanecen activas, y dentro del mismo, los hombres, menores de edad, de nacionalidad extranjera.

Fernando Grande-Marlaska

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, durante la presentación del informe este lunes (Europa Press)

Junto a los datos del informe, Interior ha presentado un paquete de medidas que han sido puestas en marcha para mejorar la eficacia en las investigaciones sobre personas desaparecidas y la atención a los familiares de las víctimas, antes de la celebración el próximo sábado 9 de marzo del Día Nacional de las Personas Desaparecidas. Entre las medidas destaca la puesta en marcha del Protocolo de Actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad ante casos de Personas Desaparecidas, que, según ha explicado Ana Botella, establece una nueva clasificación sobre las personas desaparecidas (desapariciones voluntarias, involuntarias y forzosas).

RELACIONADO: Resuelta dos décadas después la misteriosa desaparición de un chico de 14 años

INDICADORES DE RIESGO

En función de esta clasificación, el documento introduce unos Indicadores de Riesgo a valorar por los agentes ante el conocimiento de un hecho de esta naturaleza. En el protocolo se recopilan los distintos aspectos de la actuación policial ante desapariciones, especificando de manera diferenciada aquellas acciones que deberán ser desarrolladas en función de la clasificación establecida, la tipología existente y la valoración del riesgo y el peligro presente para una persona sobre la que consta una denuncia por desaparición.

Por otra parte, se incluye un apartado concreto dirigido a los familiares, personas allegadas y conocidos de personas desaparecidas, donde se precisan aspectos relacionados con la atención, protección y orientación que debe dispensarse. Además prevé la creación de una red de responsables policiales de coordinación de los casos de desapariciones, con presencia en todas las comunidades autónomas.

El ministro del Interior ha destacado en este sentido que el trabajo coordinado "es fundamental para aliviar la situación de los desaparecidos y de sus familias". Esta misma mañana, antes de la presentación, el ministro, junto Botella y responsables del Centro Nacional de Desaparecidos (CNDES), han mantenido una reunión informativa con familiares y representantes de las asociaciones de personas desaparecidas.

Este protocolo "necesario", según Grande-Marlaska, ha sido aprobado a través de una instrucción de la Secretaría de Estado de Seguridad, que además revisa el Sistema Alerta Menor Desparecido e incluye un nuevo sistema de alerta -Alerta Mayor Desaparecido- para el colectivo de mayores de edad. Además, se ha puesto en marcha una página web específica del Centro Nacional de Desaparecidos (CNDES), que, entre otras cosas y en diferentes idiomas, va a servir para publicar alertas de desapariciones, consejos y prevenciones y para contactar con el organismo.

Juan Carlos Quer, el padre de la joven madrileña asesinada Diana Quer, ha explicado a Europa Press que estas medidas constituyen "un paso más adelante para dar visibilidad al problema de los desaparecidos" y para dar "protección a los derechos que debe tener cualquier familia".

Finalmente, el creador de la Fundación Quién Sabe Dónde Global, Paco Lobatón, ha insistido en que "cuando una persona desaparece no desaparecen sus derechos". "En la práctica hemos asistido durante décadas a un vacío legal enorme", ha recalcado, para después añadir que hay que suplir ese vacío" con un Estatuto de la Persona Desaparecida.