Giro en el caso Julen: el dueño de la finca dice que el niño pudo morir por la labor de los rescatistas

Un informe presentado por su abogado señala que la piqueta de un bombero pudo haber ocasionado el traumatismo del pequeño

por Tu otro diario /


La investigación sobre la muerte del pequeño Julen, el niño de 2 años que el pasado 13 de enero cayó en un pozo hasta los 73 metros de profundidad, ha dado un giro inesperado al haber presentado la defensa del dueño de la finca en la que se encontraba la prospección, David Serrano, un informe en el que se afirma que el pequeño pudo morir como consecuencia de la labor de los rescatistas en las primeras horas tras el accidente. Serrano, investigado por un posible delito de homicidio imprudente, descarta así que pueda deducirse claramente que el traumatismo que el pequeño presentaba en la cabeza se hubiera producido durante la caída.

Dueño Finca Totalán

David Serrano, el dueño de la finca en a que falleció Julen, antes de entrar a declarar (EFE)

"Consideramos que el traumatismo lo causó la piqueta de un bombero", ha explicado el letrado Antonio Flores en 'Ya es mediodía', en Telecinco. Los servicios de emergencia que se desplazaron a la finca lo primero que intentaron fue medir la profundidad del tapón de arena y romperlo. Para ello emplearon una piqueta que es la que, según este informe, podría haber golpeado la cabeza del niño. 

RELACIONADO: Toda la información sobre el caso Julen

De acuerdo con este documento, que según el 'ABC de Sevilla' ya han presentado al Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, la defensa pide que se amplíen las diligencias de investigación y que se llame al jefe técnico de los bomberos de Málaga a declarar, así como a miembros del equipo de rescate, y agentes de la Guardia Civil. También se espera que el informe final de la autopsia que se está realizando en Sevilla pueda arrojar algo de luz. 

Finca Totalán

Así ha quedado la finca de Totalán tras la labor de los equipos de rescate (Cordon Press).

Los padres de Julen, José Roselló y Victoria García, declararon este lunes para ratificar lo que ya habían contado a la Guardia Civil poco después de producirse la caída y concretar la "ubicación exacta" de algunos elementos del entorno el día de los hechos, como la ubicación de las mesas y del pozo, así como "qué había o qué dejaba de haber" en la zona, según con tó su abogada, Antonia Barba.

RELACIONADO: Así fue la declaración de los padres de Julen ante el juez

Por su parte, Serrano declaró el pasado viernes durante dos horas y media alegando que la caída era imprevisible. Además explicó a la jueza que es un "ignorante" en los trámites administrativos necesarios para la realización de un pozo y que se encomendó a un profesional, en referencia al pocero que hizo la prospección.