Pendientes de la fecha del juicio a Ana Julia Quezada cuando se cumple un año de la muerte del pequeño Gabriel

El juez cerrará en los próximos días la instrucción del caso y decretará la apertura del juicio oral contra Ana Julia Quezada, la autora confesa de la muerte de Gabriel Cruz, que dejó a España consternada

por Tu otro diario /


La desaparición del pequeño Gabriel Cruz, de ocho años, en Níjar (Almería) y los once días angustiosa búsqueda mantuvieron a España en vilo, pero el descubrimiento final de su cadáver en el maletero de Ana Julia Quezada, la novia de su padre, mientras lo trasladaba para ocultarlo, fue la confirmación de que la familia y, con ella, la sociedad entera, se encontraba ante la mayor de las tragedias. Quezada confesó el crimen. Fue la peor de las pesadillas. Uno de los sucesos que, en mayor medida, marcaron el 2018. Este 27 de febrero se cumple un año de la terrible muerte del pequeño y la fecha del juicio parece más cercana.

Gabriel Cruz Manifestación

Manifestación en paoyo de Gabriel Cruz y su familia en Almería (Cordon Press)

Se espera que el juez, Rafael Soriano, cierre la fase de instrucción en los próximos días después de que la defensa de Ana Julia Quezada haya renunciado a una nueva comparecencia de la acusada, que se tendría que haber producido precisamente este miércoles. El magistrado deberá enviar después el procedimiento a la Audiencia Provincial de Almería y, posteriormente, el tribunal señalará un calendario para las sesiones del juicio y se iniciarán los trámites para la preselección del jurado popular.

RELACIONADO: La defensa de Ana Julia Quezada pide para ella solo tres años de cárcel

La Fiscalía y las acusaciones piden para Quezada la prisión permanente revisable. Según su relato, que hace suyo el de los investigadores, se trató de un crimen cuidadosamente planificado y perpetrado a sangre fría. La mujer abordó al pequeño en el camino de las Hortichuelas, cercano a la casa de su abuela, cuando supuestamente iba a jugar a casa de un amigo, y le convenció para que fuera con ella a la finca de Rodalquilar. Una vez allí lo asfixió y ocultó el cuerpo.

REALCIONADO: Así fue la confesión de Ana Julia Quezada ante el juez

El fiscal alude también a la actitud mantenida por la acusada durante el periodo de búsqueda del menor, de "aflicción, compungida y apesadumbrada, involucrándose en las batidas de búsqueda en una clara actitud de simulación, fingimiento y farsa, pública y notoria con absoluta frialdad de ánimo", todo ello destinado a disipar cualquier duda o sospecha sobre su implicación en la desaparición del menor.

RELACIONADO: La Guardia Civil ve 'claros indicios' de que Ana Julia mató a su propia hija

Por su parte, la defensa no pide más que tres años de cárcel al calificar lo sucedido como un homicidio imprudente. Según su versión, que recoge lo declarado por la proia Quezada, al llegar a la finca el pequeño habría cogido "un hacha para jugar", por lo que la acusada le habría pedido que la "soltara" pues "era peligroso y podía hacerse daño". A partir de ahí, el relato planteado por la defensa incide en que la víctima "entró en la vivienda y le dijo que se callara, que siempre le estaba diciendo lo que tenía que hacer, que quería que su padre estuviera con su madre y no con ella, que era una negra fea, insultándole y negándose a entregarle el hacha".

Ana Julia Quezada

Imagen de archivo de Ana Julia Quezada, la autora confesa de la muerte de Gabriel Cruz (Gtresonline)

La representación de la acusada apunta que Ana Julia "intentaba quitarle el hacha, llegando a taparle la boca para que no profiriera más insultos, apretándola con la intención de que se callara" de modo que "tras breves momentos, ya no respiraba". Incide así la defensa en que la acusada fue "presa del pánico" al comprobar que el menor había fallecido, por lo que se quedó "bloqueada y sin saber qué hacer" así como "incapaz de asumir las consecuencias de lo que había ocurrido".

RELACIONADO: Ana Julia Quezada será juzgada por un jurado popular

La sociedad española, consternada por este caso, se volcó en la búsqueda y el acompañamiento a los padres, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, de igual amnera que estos últimos meses en el recuerdo del pequeño. Se han realizado numerosos homenajes tanto a él como a su familia, entre ellos 'La Ballena de Gabriel y la buena gente', un espacio inaugurado en Almería el pasado mes de diciembre que incluye también una placa de recuerdo.