Tensión entre activistas y Policía en el intento de paralizar cuatro desahucios en un edificio de Madrid

Se han registrado varios momentos con empujones e incluso algunos golpes al grito de 'Argumosa no se vende, Argumosa se defiende' y de 'mercenarios'

por Europa Press /


Los activistas concentrados este viernes en la calle Argumosa, 11, de Madrid para tratar de parar el desahucio de cuatro familias han protagonizado momentos de tensión con los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) desplegados en la zona al intentar romper el cordón policial que en estos momentos está cortando la calle. Sobre las 10 horas, un grupo de activistas ha tratado de acceder al edificio empujando a los policías, que han resistido la cometida y se han registrado varios momentos de tensión, con empujones e incluso algunos golpes al grito de "Argumosa no se vende, Argumosa se defiende" y de "mercenarios".

Tensión entre activistas y Policía en el intento de paralizar cuatro desahucios en un edificio de Madrid

Tensión entre activistas y Policía en el intento de paralizar cuatro desahucios en un edificio de Madrid (Europa Press). 

En primera línea, el diputado de Unidos PodemosAlberto Rodríguez. También se encuentran entre los manifestantes el actor Alberto San Juan y los concejales de Ahora Madrid en el Ayuntamiento de la capital Montserrat Galcerán y Carlos Sánchez Mato. Sánchez Mato ha declarado que "esto no es ni un Estado de derecho ni es nada", calificando la situación de una "verdadera vergüenza". 

Además, el concejal ha criticado la actuación policial por "incumplir resoluciones de Naciones Unidas", con las que ya se han parado en diferentes ocasiones el desahucio de algunas de las familias que hoy se enfrentan al lanzamiento. "Luego nos permitimos el lujo como país de dar lecciones a otros, es increíble, es una vergüenza", ha insistido Mato.

RELACIONADO: Más noticias sobre desahucios en 'Tu Otro Diario'

Más de 200 personas se encuentran en la zona desde primera hora de la mañana para tratar de paralizar los desahucios. Dentro del edificio, una treintena de activistas aguardan desde ayer para evitarlos y también pasadas las 10 horas, la Policía ha empezado a tratar de desalojarlos. De hecho, en principio hay siete detenidos.