Antonio, el talentoso niño de 11 años que ha creado más de 100 videojuegos y da charlas a grandes directivos

Este pequeño genio vallisoletano inició su pasión por programar a los 7 años de edad y ya ha impartido clases sobre la materia a sus compañeros del colegio

por Tu otro diario, EFE /


Antonio García (de Villanubla, en Valladolid) solo tiene 11 años, pero ya ha demostrado un talento excepcional que le ha llevado a impartir clases a niños de su edad y a dar charlas en la prestigiosa organización TED. Su gran pasión por la programación le ha llevado a crear más de 100 videojuegos y a tener su habitación repleta de decenas de artilugios con cables, placas de arduino, ruedas, chips y hasta una impresora en 3D. 

Antonio García

Antonio García, de solo 11 años, ya ha creado más de 100 videojuegos (EFE)

La pasión por programar de Antonio comenzó a los 7 años, cuando, junto con su hermana Noelia, se apuntó a un evento organizado por la Universidad de Valladolid conocido como el Scratch Day, que fue la semilla de todo lo que estaba por llegar. A partir de ese día, cuenta Antonio, se puso manos a la obra y comenzó a programar por su cuenta juegos que le sirvieran para repasar la lección de clase. Así es como nacieron los videojuegos 'made in Antonio García' para "repasar los planetas, conocer las partes del cuerpo humano o los sistemas económicos".

RELACIONADO: ¡67 operaciones en 5 minutos! Conoce a Nacho, el genio español de 8 años campeón del mundo de cálculo

Fueron estos unos juegos que causaron furor entre sus compañeros de clase que pronto preguntaron a Antonio por sus dotes en programación y que con el tiempo se tradujo en la creación del Taller de Programación de El Páramo de Villanubla, colegio donde Antonio estudia en la actualidad Sexto de Primaria. "Empezamos diez niños y yo les explicaba cómo creaba los videojuegos, ahora somos 54 niños de entre 6 y 15 años y tenemos un profesor, por lo que yo soy un alumno más", explica este joven vallisoletano orgulloso de haber iniciado a muchos de sus compañeros en el mundo de la programación y convencido de que en los colegios se debería de impartir alguna asignatura de este tipo.

La fama y el interés mediático de Antonio llegaron en 2015, cuando, con tan solo 8 años,  ofreció una charla sobre programación para TEDxYouth en Valladolid y que ya acumula casi 1,5 millones de visualizaciones en YouTube con miles de comentarios de personas que muestran su admiración por él. Sin embargo, lejos de pecar de ceérselo en exceso, el joven Antonio tiene muy claro que sus dotes en programación son fruto del "esfuerzo". "Antonio lleva estudiando años física, química y programación, esto no es fruto de un don", explica María José Vicente, su madre.

RELACIONADO: La excepcional historia de Dafne, la primera menor en estudiar un postgrado en Harvard en un siglo

A pesar de todo este tiempo que Antonio invierte en formarse como programador, es consciente de que es un niño y de que tiene que aprovechar y disfrutar de lo que le toca: "Salir con mis amigos, centrarme en los estudios del cole o jugar al fútbol", enumera con esa risa que no abandona en toda la entrevista. Para Antonio solo hay una pasión que iguale a la de programar artilugios y conectar cables, la de parar todos los balones posibles cuando se enfunda los guantes de portero cada fin de semana con su equipo de Zaratán (Valladolid).

Antonio García

Antonio durante su charla 'Programar para aprender sin límites' en TEDxYouth@Valladolid en 2015 (captura de pantalla de TEDx Talks/Youtube)

Tal es su pasión compartida que Antonio García tiene bastante claro lo que él quiere ser de mayor: "Hasta los 35 o 36 años portero de fútbol, a partir de esa edad inventor", ya que "como los jugadores de fútbol se suelen retirarse muy jóvenes, hay que tener otra opción".

De momento, hasta que ese día llegue, Antonio sueña con seguir aprendiendo a programar cada vez con aplicaciones más complejas como Java y, aunque segura que "tiene todo lo que necesita y que se conforma con poco", su deseo es poder llegar a conocer algún día a su ídolo, Iker Casillas.