El dueño del pozo al que cayó Julen rompe su silencio entre lágrimas: 'Jamás en mi vida me lo voy a perdonar'

Asegura que el pocero dejó abierto 'el boquete', que él lo tapó con dos planchas de hormigón y que el pequeño 'se escurrió' entre ellas

por Tu otro diario /


David Serrano es el dueño de la finca donde se encuentra el pozo al que cayó el pequeño Julen el pasado 13 de enero. Por primera vez desde el terrible accidente, ha comparecido ante los medios de comunicación para explicar su versión de lo ocurrido. Ha asegurado que el pocero dejó 'el boquete' abierto, sin sellar, y ha añadido que fue él quien colocó dos bloques de hormigón para intentar taparlo. Lo que trataba de evitar es que alguien pudiera meter un pie allí, "porque nunca pensé que por ahí pudiera caber un niño". "Nunca me lo perdonaré", ha subrayado varias veces durante su comparecencia, que ha tenido que interrumpir en varias ocasiones porque la emoción le impedía continuar.

David Serrano

David Serrano, durante la rueda de prensa de este martes (EFE).

El dueño de la finca, familiar de los padres de Julen, ha asegurado que su intención al hacer la prospección para buscar agua en su finca era plantar allí mangos y aguacates. Para ello, contraró a un especialista que, según su versión, "vino con su camión al campo, me hizo un boquete de más de 100 metros dejándome el boquete abierto". Así pues, ha responsabilizado al pocero de no haber cegado el orificio. Ahora David se arrepiente de sus planes de plantar allí: "Maldita la hora", ha señalado.

RELACIONADO: El pozo al que cayó el pequeño Julen carecía de los permisos necesarios

Como el pozo quedó sin tapar y el pocero se retiró dejando allí una montaña de arena, David llamó a un amigo "para que retirara esa arena". Ha explicado que también le pidió que hiciera "una pequeña zapata", cuyo objetivo era levantar "un muro de contención" para evitar corrimientos de tierra en el cerro y, de esta forma, poder plantar luego. El muro de contención, que iba a hacerse con hormigón, quedaría precisamente tapando el agujero del pozo. "La arena que dejó el de la grúa yo la quería utilizar para la mezcla, para hacer el hormigón", ha relatado.

Pozo Julen

El rescate de Julen se alargó durante 13 días y solo se pudo sacar del pozo su cuerpo sin vida (Cordon Press).

"El día de la desgracia yo tapé aquello con dos bloques de hormigón", ha revelado, y advirtió a sus invitados "del peligro que había". "Estuve tapando porque el peligro que yo vi es que alguien podía meter ahí un pie. Jamás en la vida pensé yo que ahí cabía un niño. Eso jamás en la vida me lo voy a perdonar. Nunca", ha lamentado. "El niño estaba jugando cuando de pronto yo escucho voces aterradoras y me acerqué a donde todos se dirigían y vi lo que había pasado, que ese niño se había escurrido entre los dos bloques y había desaparecido".

RELACIONADO: Más noticias sobre esta operación de rescate que tuvo durante días en vilo a todo el país

"Desde ese día pues todo me da igual, la verdad, lo que pase, lo que no pase... Yo tengo una niña chiquitita de dos años que también se encontraba allí con Julen jugando y ha sido Julen pero podría haber sido mi niña chiquitilla. Eso es lo que no me voy a perdonar, el que yo no haya visto ese peligro allí, no me lo voy a perdonar nunca", ha apuntado justo antes de que el llanto ahogase de nuevo su voz, al finalizar su intervención.

RELACIONADO: El desgarrador relato de la madre del niño del momento en que se escabulló por el agujero

El pequeño Julen Roselló cayó accidentalmente a un orificio de prospección para buscar agua el pasado 13 de enero, cuando se encontraba con sus padres pasando la jornada de domingo en la finca de David Serrano. Jugaba con otra niña de la misma edad, hija del dueño del terreno, cuando se deslizó por el agujero, que medía unos 25 centímetros de diámetro. Sus familiares lo escucharon llorar brevemente. Luego, silencio. Desde ese momento se activó un operativo sin precedentes para intentar llegar al niño, aunque finalmente los efectivos que participaron en el rescate, que trabajó día y noche, solo pudieron sacar del pozo el cuerpo sin vida de Julen. El caso ha causado una gran conmoción en España e incluso más allá de nuestras fronteras.