Bernardo Montoya, el asesino confeso de Laura Luelmo, cambia su versión y acusa a otra persona

Tras haber reconocido la autoría del crimen desde que fue detenido, ahora se ha retractado y ha contado una historia completamente nueva y distinta

por Tu otro diario /


Bernardo Montoya contó a los investigadores que había sido él quien asesinó a la joven zamorana Laura Luelmo en El Campillo (Huelva). Fue detenido y unas horas después, tras un largo interrogatorio, relató a los agentes de la Guardia Civil destinados al caso cómo sucedió todo. Confesó ser el culpable del crimen. Ahora, poco más de un mes después, ha cambiado completamente su versión de los hechos y ha sostenido que fue una exnovia suya, movida por los celos, la que acabó con la vida de la profesora.

Bernardo Montoya

El asesino confeso, conducido por los agentes de la Guardia Civil (EFE).

Así lo ha avanzado en exclusiva el programa de Antena 3 'Espejo Público', que asegura que ahora el presunto autor de la muerte de Laura se declara inocente y ha contado su nueva versión de los hechos a los funcionarios del centro penitenciario donde está en prisión preventiva a la espera de que se celebre el juicio. En su nuevo relato, Montoya asegura que una exnovia llamada Josefa, a la que conoció en la cárcel del Puerto 3, es la autora material del crimen.

RELACIONADO: La dura carta de la familia de Laura Luelmo que exige que el Estado le pida perdón

"Tras meditarlo en mis horas de soledad he decidido cambiar mi versión porque no me voy a comer el marrón de Josefa. Tiempo atrás conocí a Josefa en el centro penitenciario del Puerto III y mantuve una relación con ella. Josefa se presentó en mi habitación con un martillo que tenía guardado en una caja de herramientas y le propinó a Laura un golpe en la cabeza", habría contado el recluso, contradiciendo de este modo la versión de los hechos que ofreció en el primer momento.

Laura Luelmo

Laura Luelmo desapareció el día 12 de diciembre y su cuerpo sin vida se halló el día 17 del mismo mes (Facebook).

RELACIONADO: Los resultados definitivos de la autopsia corroboran la investigación de la Guardia Civil

Tras ser detenido, dijo que había golpeado a la joven profesora zamorana de 26 años con una puerta del coche, en la calle, tras haberla engañado con unas indicaciones que ella le habría solicitado. Después, la escondió en su casa y más tarde, envuelta en una manta e inconsciente, la llevó al monte donde la abandonó. Él aseguró que no la agredió sexualmente. Sin embargo, hay muestras de su ADN que indican lo contrario. Bernardo Montoya se encuentra ingresado en la prisión de Sevilla II, en Morón de la Frontera, a la espera de que se produzca el juicio por este caso que conmocionó a la sociedad española a finales del pasado año.